Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama: "El mayor desafío de EE UU es lograr una economía justa"

Las reformas económicas centran el tercer discurso del estado de la Unión de Obama

El presidente defiende también el final de la guerra de Irak y las sanciones contra Irán

Obama durante su discurso sobre el estado de la Unión en la Cámara de Representantes
Obama durante su discurso sobre el estado de la Unión en la Cámara de Representantes EFE

Barack Obama se presentó ayer, en su tercer discurso del Estado de la Unión, como un presidente que ha acabado con la guerra de Irak y ha capturado y matado al terrorista más buscado del mundo, Osama Bin Laden. Y aun así, y a pesar de admitir el gran reto que supone tener que acabar otra guerra, la de Afganistán, Obama declaró que el gran desafío de su presidencia es el de lograr una economía que vuelva a ser próspera y que garantice, a la vez, la igualdad de oportunidades.

REFORMA FINANCIERA

El de las reformas económicas fue el tema central del discurso de Obama. “No voy a volver a los días en que a Wall Street se le permitía jugar con sus propias normas”, dijo. “Hemos aprobado nuevas leyes para restaurar lo que debería ser el propósito central de cualquier sistema financiero: otorgarle financiación a los emprendedores que tengan las mejores ideas, y concederles préstamos a las familias que quieran comprar una casa, comenzar un negocio o enviar a un hijo a la universidad”.

El presidente anunció la creación de una Unidad de Crímenes Financieros, un grupo de “investigadores altamente capacitados para tomar medidas contra el fraude a gran escala y proteger las inversiones del pueblo estadounidense”. “Algunas firmas financieras violan las principales leyes contra el fraude porque no hay sanciones de peso por violar la ley repetidamente. Eso es algo malo para los consumidores, y es malo para la gran mayoría de los banqueros y profesionales de servicios financieros que se comportan correctamente”, añadió.

IMPUESTOS

Una de las principales propuestas del presidente fue la de la reforma tributaria. Obama exigió al Congreso en pleno que prolongue una bajada de impuestos a las rentas medias y bajas, que él mismo aprobó en 2010. Entre el público invitado se hallaba Debbie Bosanek, la secretaria del inversor multimillonario Warren Buffett, que logró cierta fama el verano pasado, cuando éste la utilizó como ejemplo de alguien de renta media que pagaba más impuestos que él. Ayer, Obama lo recordó.

Un cuarto de los millonarios del país paga  impuestos más bajos que muchos  hogares de clase media."

“En este momento, debido a lagunas legislativas y agujeros en el código tributario, un cuarto de todos los millonarios del país paga tasas impositivas más bajas que millones de hogares de clase media. En este momento, Warren Buffett paga una tasa impositiva más baja que su secretaria”, dijo Obama, pidiendo a los republicanos que acaben con las bajadas de impuestos a las rentas altas.

“Tenemos que cambiar nuestro código tributario para que la gente como yo, y una gran cantidad de los miembros del Congreso, pague su parte justa de impuestos. La reforma fiscal debe seguir la regla Buffett: si alguien gana más de un millón de dólares al año, no debe pagar menos del 30% en impuestos”, añadió. “Washington debe dejar de subvencionar a los millonarios. De hecho, quien gane un millón de dólares al año, no debe recibir deducciones especiales en los impuestos. Por otro lado, quien gane menos de 250.000 dólares al año, es decir, el 98% de las familias estadounidenses, no debe ver subir sus impuestos”.

CREACIÓN DE EMPLEO

Obama insistió en la necesidad de crear una economía donde la brecha entre ricos y pobres se reduzca. “No hay desafío más urgente. No hay debate más importante. Podemos conformarnos con un país en el que a un número cada vez menor de personas les va muy bien, mientras que un número creciente de estadounidenses apenas sobrevive. O podemos restaurar una economía donde todos tengan una oportunidad justa, donde cada uno aporte su parte, y todo el mundo juegue con el mismo conjunto de reglas”, dijo.

Mi mensaje es simple. Es hora de dejar recompensar a los negocios que envíen puestos de trabajo al extranjero, y hay que empezar a recompensar a las empresas que creen empleos aquí en Estados Unidos."

Con un desempleo del 8,5%, Obama planteó diversas propuestas para crear empleo. Sobre todo, desgranó diversas ideas para reforzar al sector empresarial en EE UU y evitar la externalización de puestos de trabajo a otros países. “Mi mensaje es simple. Es hora de dejar recompensar a los negocios que envíen puestos de trabajo al extranjero, y hay que empezar a recompensar a las empresas que creen empleos aquí en Estados Unidos. Envíenme esas reformas tributarias, y las ratificaré de inmediato”, le dijo a los republicanos en la sala.

También prometió ejercer controles más duros sobre las importaciones de naciones como China. “Crearé una Unidad de Control del Comercio”, anunció el presidente. “Se encargará de investigar las prácticas comerciales desleales en países como China. Habrá más inspecciones para evitar que los productos falsificados o peligrosos crucen nuestras fronteras”.

REFORMA MIGRATORIA

El presidente ligó estrechamente la recuperación económica con el nivel de la educación en el país. Pidió que los gobiernos de los 50 Estados conviertan la educación secundaria, hasta los 18 años, en obligatoria. “Cuando los jóvenes se gradúan, el desafío más difícil es el del coste de la Universidad. Si los estadounidenses deben más en deudas por los gastos de enseñanza que por las deudas de tarjetas de crédito, este Congreso debe evitar que se dupliquen las tasas de interés de los préstamos para estudiante”, añadió.

Obama también abordó la reforma migratoria en términos económicos. El presidente calificó de insostenible un sistema de inmigración que amenaza con la deportación a jóvenes formados que llegaron de niños a EE UU y que ahora no tienen los papeles en regla. “Recordemos también que cientos de miles de estudiantes con talento, muy esforzados, se enfrentan a otro reto en este país: el hecho de que todavía no son ciudadanos estadounidenses. Muchos fueron traídos aquí de pequeños, son estadounidenses de principio a fin, y sin embargo, viven cada día bajo la amenaza de la deportación”, dijo.

Cientos de miles de estudiantes con talento se enfrentan a otro reto en este país: aun no son ciudadanos estadounidenses."

“Debemos trabajar en una reforma migratoria integral inmediatamente”, dijo el presidente. “Pero si las intrigas políticas de este año electoral impiden al Congreso formular un plan integral, al menos acordemos dejar de expulsar a estos jóvenes responsables que deseen trabajar en nuestros laboratorios, iniciar nuevas empresas y defender a este país. Envíenme una ley que les brinde la posibilidad de ganarse su ciudadanía. La firmaré inmediatamente”, le dijo al Congreso.

RELACIONES INTERNACIONALES Y DEFENSA

En materia de defensa y relaciones internacionales, Obama reivindicó los éxitos de sus sanciones a Irán, que han asfixiado al régimen de los ayatolás, y de sus negociaciones con Myanmar, que han fomentado en aquel país una apertura democrática. Además, dijo: “No tengo duda alguna de que en Siria el régimen de [Bachar el] Assad pronto se dará cuenta de que las fuerzas del cambio son irreversibles y que la dignidad humana no puede ser suprimida”.

El presidente de EE UU también negó que los recortes militares que ha anunciado recientemente vayan a abrir la vía a la decadencia militar norteamericana. “El mundo está cambiando y no podemos controlar cada suceso. Sin embargo, EE UU sigue siendo la única nación indispensable en asuntos internacionales”, dijo.

“Por ello he propuesto una nueva estrategia de defensa junto con nuestros líderes militares, una estrategia que asegura el mantenimiento del ejército más sobresaliente del mundo, al mismo tiempo que reducirá su presupuesto en casi 500.000 millones de dólares. Para llevarles la delantera a nuestros adversarios, ya he propuesto al Congreso legislación que protegerá al país del peligro cada vez mayor de las amenazas cibernéticas”, dijo el presidente.

MUERTE DE OSAMA BIN LADEN

Obama acabó su discurso con una nota personal y patriótica. Dijo que una de sus posesiones más preciada es la bandera que el equipo de élite de los Navy SEALS llevó en su misión en Pakistán en la que aniquilaron a Bin Laden. “Uno de los jóvenes marines que participó en el operativo militar me dijo más tarde que él no merecía reconocimiento alguno por la misión. Me dijo que la misión sólo tuvo éxito porque cada uno de los miembros de esa unidad cumplió su deber”.

“Más allá de eso, la misión solo tuvo éxito porque cada miembro de esa unidad puso su confianza en el otro, porque uno no puede cargar contra el enemigo escaleras arriba, a oscuras y corriendo peligro, a menos que uno sepa que el compañero le cubre las espaldas. Lo mismo sucede con EE UU. Cada vez que veo esa bandera, me acuerdo que nuestros destinos están cosidos, el uno con el del otro, como las cincuenta estrellas y las trece franjas de la bandera”, finalizó. "Nadie construyó este país por cuenta propia”.

Más información