Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gingrich se acerca con fuerza a las primarias de Carolina del Sur

El expresidente de la Cámara de Representantes logra colocarse como favorito en la media de encuestas que efectúa 'Real Clear Politics', un punto por encima de Mitt Romney, quien hasta ahora ha sido el favorito

Los candidatos presidenciales republicanos Mitt Romney  y Newt Gingrich en el debate del pasado jueves. Ampliar foto
Los candidatos presidenciales republicanos Mitt Romney y Newt Gingrich en el debate del pasado jueves. EFE

El debate republicano del jueves, previo a las primarias de Carolina del Sur que se celebran hoy, le ha servido a Newt Gingrich para reforzarse electoralmente en un Estado en el que ha confiado para resurgir y llegar con fuerza a los siguientes comicios. El expresidente de la Cámara de Representantes efectuó una serie de intervenciones en las que se defendió de alegaciones sobre su vida personal y criticó duramente la cobertura de los medios de comunicación a su campaña. Ha logrado colocarse este viernes como favorito en la media de encuestas que efectúa Real Clear Politics, un punto por encima de Mitt Romney, quien hasta ahora ha sido el favorito.

Gingrich respondió con dureza a la primera pregunta formulada por el periodista John King, que le pidió que explicara unas alegaciones de su exmujer, en dos entrevistas, en el canal de televisión ABC y el diario The Washington Post, según las cuales le había propuesto a esta tener una relación abierta. Gingrich se ha casado tres veces. Su última mujer, Callista, era una empleada suya en la Cámara de Representantes. Con ella vivió una aventura extramarital justo cuando lideraba, desde el Congreso, los esfuerzos para recusar al presidente Bill Clinton por sus aventuras con la becaria Monica Lewinsky.

“¿Le gustaría responder a esas alegaciones?”, preguntó King. “No. Pero lo haré”, respondió Gingrich entre vítores. “Creo que la naturaleza destructiva, viciada y negativa de los medios de comunicación hacen muy difícil el gobierno de este país y complica a la gente decente la labor de dedicarse al servicio público, y estoy escandalizado de que comience un debate presidencial con un asunto como ese”, añadió, ante la cara de circunstancias del moderador.

“Utilizar a una exmujer y hacer que se convierta, dos días antes de unas elecciones primarias, en un asunto de importancia es algo tan deplorable como lo peor que pueda imaginar”, añadió Gingrich. Horas antes del debate, ABC y el Washington Post habían publicado las declaraciones de Marianne Gingrich en las que detallaba cómo, antes de revelarle su aventura con Callista en 1999, le propuso tener una relación abierta. Gingrich ha apelado a las bases socialmente conservadoras en esta campaña electoral y de ellas, y de su defensa del modelo tradicional de familia, depende en las elecciones de mañana.

Gingrich efectuó una serie de intervenciones en las que se defendió de alegaciones sobre su vida personal y criticó duramente la cobertura de los medios de comunicación a su campaña

Mitt Romney, que ganó las primarias de New Hampshire, empleó el debate en defenderse de los ataques de sus contrincantes. Los demás le pidieron que revele sus declaraciones de patrimonio, que serían un indicador de su riqueza. Durante el debate, de hecho, Gingrich hizo públicas las suyas. Cuando le pidió a Romney que hiciera lo mismo, este dijo: “A lo mejor… No he heredado dinero de mis padres. Lo que tengo, lo he ganado yo mismo”. Se calcula que Romney tiene una fortuna de entre 190 y 250 millones de dólares.

Por su parte, Rick Santorum se presentó como la alternativa conservadora a Romney y Gingrich, y como un candidato consecuente en sus creencias. Acusó al primero de “decir por lo bajo que se opone al aborto” mientras gente como él “sale a la calle a luchar por ello”. “Tuve buenos resultados como un gobernador antiabortista en Massachusetts y haré lo mismo desde la presidencia”, respondió Romney.

A Ron Paul, candidato libertario en el partido, se le dejó de lado en numerosas ocasiones. Este fue, además, el primer debate en el que no participó el gobernador de Tejas Rick Perry, que anunció su renuncia a las primarias el jueves y ofreció su apoyo a Gingrich. “No es perfecto, pero ¿quién lo es?”, dijo de él.

Más información