Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Perry se retira de las primarias republicanas de EE UU

El gobernador de Tejas pide el voto para otro candidato conservador, el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich

El candidato a las primarias republicanas de Estados Unidos, Rick Perry.
El candidato a las primarias republicanas de Estados Unidos, Rick Perry.

No llegará ni a las terceras elecciones primarias. El gobernador de Tejas Rick Perry, que anunció su candidatura en agosto e inmediatamente se colocó primero en las encuestas, ha anunciado este viernes en una conferencia de prensa que abandona la contienda electoral. La suya ha sido una de las caídas más pronunciadas en esta campaña presidencial. Entró con fuerza, con un discurso ultraconservador, y acaba último en los sondeo de Carolina del Sur, el próximo Estado en celebrar comicios.

Ahora Perry ha pedido el voto para otro candidato conservador, el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, según fuentes de las campañas de ambos políticos. La retirada de Perry deja el campo republicano en manos de cuatro candidatos: el líder Mitt Romney, moderado en asuntos sociales; el ultraconservador Rick Santorum, que obtuvo un buen resultado en Iowa; Gingrich, y el libertario Ron Paul, que defiende la reducción del Estado federal a su mínima expresión.

Perry es el tercer candidato en retirarse después de que comenzaran las elecciones primarias, tras Michele Bachmann y Jon Huntsmann. A diferencia de ambos, a Perry se le consideró en verano como alguien que podría llegar a ganar la nominación. Tenía un currículum que así lo presagiaba: cuatro veces gobernador de Tejas, durante más de una década. Llegaba con una enardecida defensa de los valores conservadores y con lo que el definía como el milagro económico de Tejas.

Defendía Perry que desde junio de 2009 Tejas ha creado un tercio de los empleos de EEUU. La economía de su Estado crece anualmente al 3%, más del doble del ritmo nacional. Pero ese milagro viene acompañado de sueldos más bajos y un desempleo equiparable a la media norteamericana. Según numerosos economistas, Perry fue capaz de crear empleo en temporada de crisis porque atrajo a empresas de otros Estados, bajando los impuestos necesarios para hacer negocios allí. Aquello, sin embargo, perjudicó a la economía de su entorno.

Esta tercera retirada deja el campo republicano en manos de cuatro candidatos

En estos comicios Perry no tuvo peor contrincante que sí mismo. Sus meteduras de pata fueron proverbiales y, en muchos casos, provocaron hilaridad. En una de ellas olvidó una de las tres agencias del Gobierno que eliminaría si fuera presidencia (Comercio, Educación y Medio Ambiente). “Lo siento. ¡Ups!”, dijo, con patente oprobio. En el debate del lunes pasado afirmó, sin titubear, que Turquía es un país gobernado por islamistas radicales, y que está alineado políticamente con Irán. (Turquía es un país miembro de la OTAN, y un sólido aliado de EEUU y Europa).

En un anuncio, Perry dijo que había sido un error haber revocado la ley que prohibía a los homosexuales servir abiertamente en el Ejército norteamericano. Pero ese ultraconservadurismo no siempre ha sido fácil de mantener, sobre todo dada su dependencia de las bases hispanas en un Estado fronterizo como es Tejas, que tiene un 37,6% de latinos. Soliviantó a las bases republicanas cuando, en un debate, dijo sobre sus contrincantes algo que podría haber dicho un demócrata: “Si aseguran que no deberíamos educar a los niños [de inmigrantes] que vienen a nuestro Estado por el único motivo de que fueron traídos aquí por voluntad ajena, es que no tienen corazón”.

Después de unos pobres resultados en las primeras primarias, en Iowa, donde obtuvo un 11,5% de los votos, quedando quinto, Perry dijo que regresaría a Tejas para reconsiderar sus opciones. Al día siguiente anunció que regresaría a hacer campaña en Carolina del Sur. Evitó tomar parte en actos electorales para los segundos comicios, en New Hampshire, porque ese es un Estado con más independientes y, por lo tanto, más progresista. Quedó último, con un 1% de los votos. Entonces pareció no importarle, pero ahora parece que, en todos los Estados, las cosas no podían haber salido peor para un gobernador que parecía imbatible.

El empate de Iowa

Un recuento de las primeras elecciones primarias, los caucus de Iowa celebrados el pasado 3 de enero, ha alterado los resultados proclamados inicialmente. Si en un principio se dijo que Mitt Romney había vencido a Rick Santorum por una diferencia de ocho votos, el Partido Republicano asegura ahora que en realidad Santorum ganó por 34 votos. Sin embargo, los responsables del partido en Iowa aseguran que la naturaleza de los caucus, asambleas donde a veces se vota a mano alzada y otras anotando votos en un simple papel, no permitirá declarar un ganador con total seguridad. Finalmente, tanto Romney como Santorum han obtenido seis delegados de esas elecciones, quedando empatados a efectos prácticos.