Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXEQUIAS POR EL DIFUNTO KIM JONG-IL

La cúpula dirigente de Corea del Norte entroniza a Kim Jong-un

Incondicional apoyo al nuevo líder ante la multitud congregada en Pyongyang

Es el segundo día de funerales por Kim Jong-il

Kim Jong Un, tercero por la izquierda y el jefe de Estado de facto, Kim Yong-nam, cuarto por la izquierda, en un momento de silencio durante el memorial. Ampliar foto
Kim Jong Un, tercero por la izquierda y el jefe de Estado de facto, Kim Yong-nam, cuarto por la izquierda, en un momento de silencio durante el memorial. AP

La cúpula dirigente del país más aislado del mundo se ha comprometido a “seguir hasta la muerte” a Kim Jong-un, de 28 años y tercer hijo del difunto Kim Jong-il. En la plaza central de Pyongyang, donde se han congregado cientos de miles de norcoreanos en este segundo día de los funerales por el “querido líder”, los máximos representantes del Estado, las Fuerzas Armadas y el Partido de los Trabajadores de Corea del Norte han reconocido a Kim Jong-un como su “líder supremo”.

Como solo esa dictadura es capaz de organizar, cerca de un millón de personas perfectamente ordenadas en la gigantesca plaza han seguido en medio de un aplastante silencio los discursos de los dirigentes. El único joven en medio de la gerontocracia que ocupaba la tribuna de oradores era el nuevo monarca de la única dinastía comunista existente.

El presidente de la Asamblea Popular y jefe de Estado de facto, Kim Yong-nam, de 83 años, ha sido el primero en dirigirse a la multitud. Su discurso, el más largo, ha estado dedicado primero a loar la figura del líder, muerto el pasado día 17 de un infarto de miocardio. Sin mencionar la hambruna que se cobró cientos de miles de vidas en la segunda mitad de la década de los noventa, Kim Yong-nam ha alabado los “logros” de la política de autosuficiencia (Juche), iniciada por el primero de la estirpe, Kim Il-sung, quien también murió de un infarto en 1994.

“El poder nuclear muestra la fuerza y la confianza de nuestra nación”, ha dicho en referencia al programa nuclear que ha hecho de este mísero país una potencia atómico con entre seis y doce cabezas nucleares. En el mismo sentido, el veterano dirigente ha destacado que Kim Jong-il “nunca mostró debilidad ante los imperialistas”.

Con 24 millones de habitantes, Corea del Norte tiene uno de los ejércitos más numerosos del mundo, con algo más de 1,1 millones de soldados. El servicio militar es obligatorio y dura 10 años.

“El respetado camarada Kim Jong-un es el líder supremo de nuestro partido y del Ejército. Ha heredado la inteligencia, la capacidad de mando, el carácter, el sentido moral y el coraje de Kim Jong-il”, ha subrayado el presidente de la Asamblea Popular.

Ayer, primer día del funeral oficial, después de que los restos del “querido líder” estuvieran expuestos en el palacio de Kimsusan durante ocho días, un cortejo fúnebre con su féretro recorrió la nevadas calles de Pyongyang. Se sucedieron escenas de llanto e histeria de la multitud que aguardaba en mitad del frío el paso de la comitiva que presidía un gigantesco retrato de un Kim Jong-il sonriente.

Tras los discursos de hoy se han guardado tres minutos de un silencio sepulcral. Todo el país se ha detenido a las 12 del mediodía (ocho horas menos en la España peninsular). Los silbatos y sirenas de trenes y barcos han sonado al unísono.

Este acto final de las exequias por quien gobernó el país con puño de hierro durante 17 años, ha durado una hora y ha sido transmitido al mundo en directo por la televisión nacional norcoreana, KCTV, la única presente en los funerales. Ninguna delegación extranjera ha sido invitada y todos los pasos fronterizos han sido cerrados.

Más información