Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán sopesa cambiar la lapidación de una mujer adúltera por la horca

Un cargo judicial asegura que los "expertos islámicos" están debatiendo el cambio de tipo de ejecución de Sakineh Ashtiani, condenada en 2006

Manifestación en París en apoyo a Sakineh Ashtiani, en 2010.
Manifestación en París en apoyo a Sakineh Ashtiani, en 2010. AFP

Las autoridades judiciales iraníes aclararon este lunes que la mujer condenada por adulterio y sentenciada a morir lapidada podría finalmente no sufrir esta forma de ejecución, sino ser ahorcada. Un tribunal condenó en 2006 a Sakineh Ashtiani a ser lapidada por cometer adulterio, pero la indignación internacional, con una masiva campaña de apoyo, logró frenar las intenciones de Irán. Cinco años después de la sentencia, “no hay prisa, nuestros expertos islámicos están revisando el caso de Ashtiani para ver si la ejecución d una persona condenada a la lapidación se puede realizar por medio de la horca”, dijo a la agencia oficial de noticias, ISNA, el jefe de la judicatura en la provincia de Azerbayán Oriental, Malek Ajdar Sharifi. “La ejecución se llevará a cabo en cuanto nuestros expertos den su opinión”.

En 2006, Ashtiani, de 43 años y madre de dos hijos, fue condenada a morir lapidada por cometer adulterio durante su matrimonio y a 10 años de cárcel por asesinar a su marido en 2005, pena que finalmente quedó reducida a la mitad al considerar que su participación fue como cómplice. Según Amnistía Internacional, Ashtiani ya recibió 99 latigazos como sentencia.

La presión de la comunidad internacional provocó que en septiembre del año pasado las autoridades iraníes decidieran suspender la lapidación de Ashtiani, aunque después matizaron que no su condena no había sido cancelada, por lo que el caso simplemente estaba siendo revisado.

Ya el año pasado, las autoridades judiciales provinciales habían declarado que la ejecución se había detenido por “dudas humanitarias”, pero en ningún momento descartó que la ejecución se fuera a producir.

La sharia (Ley Islámica), por la que Irán se rige desde 1979, condena a morir lapidados a los culpables de adulterio y a morir en la horca a los culpables de asesinato, violación, tráfico de drogas, robo con arma y apostasía.

Más información