Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos en Hungría el líder socialista y nueve diputados opositores

Los parlamentarios de la oposición protestaban ante el Parlamento contra dos polémicas leyes del Gobierno conservador

La policía levanta a un activista que protestaba contra los proyectos de ley del Gobierno, hoy en Budapest
La policía levanta a un activista que protestaba contra los proyectos de ley del Gobierno, hoy en Budapest REUTERS

La Policía húngara ha detenido hoy al líder del partido socialista, Attila Mesterhazy, y a nueve diputados del partido ecologista húngaro LMP durante una protesta delante del Parlamento, en Budapest. Los opositores han sido detenidos cuando estaban intentando evitar que la Policía evacuara a los activistas que estaban participando en una protesta por la tramitación de dos leyes que, denuncian, sirven a los intereses del partido gubernamental, Fidesz, de centroderecha.

La oficina de prensa de "La Política Puede Ser Diferente" (LMP) ha informado de que sus parlamentarios, que se habían encadenado en la verja exterior del Parlamento, fueron acusados de "limitación de la libertad personal", ya que con su acción impidieron la entrada de otros diputados al edificio de la Cámara.

Previamente, la Policía había obligado al exprimer ministro socialista Ferenc Gyurcsany a abandonar esta protesta. Un fotógrafo de la agencia Reuters ha podido ver cómo Gyurcsany, que encabezó los dos últimos gobiernos del país y actualmente es diputado, era llevado a un coche policía. Posteriormente, Gyurcsany ha indicado que había sido puesto en libertad y que por ahora desconoce qué tipo de procedimiento iniciará la Policía contra él y los demás parlamentarios detenidos durante la protesta.

Los diputados se manifestaban contra dos leyes, que iban a ser debatidas y aprobadas hoy, una que reforma el sistema electoral y otra sobre estabilidad financiera, que ha sido criticada por la Comisión Europea y que determina una tasa única de impuestos sobre la renta del 16%. Finalmente el Parlamento húngaro ha aprobado esta tarde la polémica ley de estabilidad económica, pese a que incluso el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso había pedido al primer ministro húngaro, Viktor Orbán, que la retirara, debido a las dudas sobre su compatibilidad con los tratados comunitarios

La principal crítica frente a esta ley es que sólo podrá ser modificada en el futuro con el apoyo de dos tercios de los diputados en el Parlamento, una mayoría constitucional con la que cuenta ahora el partido conservador Fidesz, pero que es poco habitual. Además, la ley limita el crecimiento de la deuda pública en función de la inflación y del aumento del PIB.

Anoche, el primer ministro, Viktor Orban, había rechazado la petición de la Comisión Europea de que retirara las dos controvertidas leyes e insistió en continuar con la tramitación parlamentaria. Durao Barroso había escrito a Orban pidiéndole que retirara también otra ley, relativa al banco central que la Unión Europea considera infringe la independencia del banco central. Se espera que esta tarde se apruebe otra polémica ley, la electoral, acusada de redistribuir el peso de las circunscripciones para favorecer al partido conservador Fidesz.

Más información