Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Assange denuncia “un trato inhumano y degradante” a Manning

El fundador de Wikileaks asegura el material distribuido "ha contribuido a poner fin a dictaduras"

Julian Assange siempre se ha resistido a pronunciarse sobre si Bradley Manning fue o no la fuente que le pasó los papeles. No debe ser de otro modo, ha de proteger a sus fuentes. Pero si uno entra en la web de la plataforma que comanda el editor australiano, lo segundo que se encuentra, tras una invitación a donar, es el siguiente mensaje: Wikileaks: 377 días de bloqueo bancario, sin proceso; Assange: 374 días detención, sin cargos; Manning: 571 días en la cárcel, sin juicio.

El joven soldado lleva año y medio siendo la presunta fuente. Su paso por los tribunales militares estadounidense determinará, se supone, si fue él la persona que hizo llegar a Wikileaks los documentos que alimentaron las tres megafiltraciones de 2011: Los papeles de Irak, Los papeles de Afganistán, y Los papeles del Departamento de Estado.

El jueves por la noche, Assange emitió un comunicado en el que condenaba a las autoridades norteamericanas: “El trato de la Administración de Obama hacia Bradley Manning ha sido inhumano y degradante”.

El editor australiano considera que, en el caso de que Manning fuera la fuente de Wikileaks, habría que reconocer cómo con su gesto ha cambiado la vida de miles de personas: “El material ha contribuido a poner fin a dictaduras de Oriente Próximo, ha revelado la tortura y la maldad en todos los rincones del mundo”.

La plataforma de las filtraciones se halla en plena fase de transición. Según confirmaba ayer a este periódico su portavoz y número dos, Kristinn Hrafnsson, la recaudación de fondos progresa satisfactoriamente. El pasado 24 de octubre, Wikileaks suspendió sus actividades por su situación de asfixia financiera y abrió una campaña recaudatoria. “Espero que en unas semanas volvamos a estar en funcionamiento”, adelantaba ayer Hrafnsson. Para entonces debería estar listo el buzón de recepción de documentos secretos que lleva más de año y medio inhabilitado.

Además, el Tribunal Supremo británico confirmaba ayer que, efectivamente, Assange podrá apelar contra su extradición a Suecia y fijó fecha para la vista: el próximo 1 de febrero.