Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia califica de "auténtica guerra civil" el conflicto en Siria

El ministro de Exteriores ruso pide a la Liga Árabe que pida el fin de la violencia a ambos bandos

Partidarios del régimen atacan las embajadas de Marruecos, Qatar y Emiratos Árabes en Damasco

Sergéi Lavrov (derecha) recibe al ministro indio de Exteriores, S.M. Krishna, en Moscú.
Sergéi Lavrov (derecha) recibe al ministro indio de Exteriores, S.M. Krishna, en Moscú. REUTERS

La situación en Siria se parece cada vez más a una "guerra civil", según ha afirmado el ministro de Exteriores de Rusia, Sergéi Lavrov, después de que rebeldes sirios atacaran el miércoles un cuartel militar en Damasco. Moscú considera que la Liga Árabe debería pedir a ambos bandos del conflicto, y no solo al régimen de Bachar el Asad, que detengan la violencia.

Rusia es uno de los pocos países que todavía apoya al régimen sirio. El mes pasado vetó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condenaba la represión en Siria —y que ha costado la vida a más de 3.500 personas desde que estalló la crisis, hace ocho meses— y pidió al Gobierno y a la oposición que se sienten a negociar.

"Hemos visto las noticias en televisión que informan de que una nueva fuerza, llamada el Ejército de Liberación Siria, organizó un ataque contra una instalación gubernamental... que pertenece a las Fuerzas Armadas sirias. Esto ya es completamente similar a una guerra civil real", ha dicho Lavrov a los periodistas tras una reunión con el ministro indio de Exteriores, S. M. Krishna, en Moscú.

El pasado 12 de noviembre la Liga de Estados Árabes aprobó la suspensión de Siria de esta organización, así como la imposición de sanciones políticas y económicas.

Ataques a embajadas

Las presiones internacionales están aislando al régimen de El Asad en el mundo árabe. Marruecos ha decidido llamar a consultas a su embajador en Siria, después del ataque sufrido el miércoles en su embajada en Damasco por presuntos simpatizantes del régimen de Bachar el Asad, según indicó el jueves en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación marroquí.

En el comunicado recogido por la agencia MAP, el Ministerio apuntaba que "tras los inaceptables actos y los violentos ataques protagonizados por decenas de manifestantes sirios frente y dentro de la Embajada del Reino de Marruecos en Damasco" se ha tomado la decisión de llamar a consultas al embajador. Además, el ministro de Exteriores, Taieb Fassi Fihri, confirmó que manifestantes sirios lanzaron tomates y huevos contra la fachada de la embajada marroquí en Damasco. La agencia de noticias señalaba que incluso cuatro manifestantes lograron franquear la puerta de entrada.

Los ataques contra sedes diplomáticas, sin que el régimen haya hecho mucho por evitarlos, se repiten desde la decisión de la Liga Árabe de expulsar a Siria de la organización y retirar a partir de esta semana a los embajadores en Damasco. Los partidarios gubernamentales atacaron el martes las embajadas de Qatar y Emiratos Árabes, según la cadena Al Arabiya, que en este último caso añade que realizaron pintadas en las que se podía leer "bastardos" y "agentes de Israel".

El Ministerio de Exteriores francés también ha llamado a consultas a su embajador en Damasco, Eric Chevallier, por la continuidad de la represión de las manifestaciones por parte del régimen sirio y los ataques del fin de semana pasado contra intereses franceses en el país árabe. "Se están produciendo nuevos actos de violencia en Siria, lo que me ha llevado a cerrar nuestras oficinas consulares en Alepo y en Latakia, nuestras instituciones culturales y a llamar a consultas a nuestro embajador", explicó Alain Juppé, ministro de Exteriores, ante la Asamblea Nacional.

El Ministerio del Interior de Siria aseguró el miércoles que tomará las medidas legales correspondientes contra quienes ataquen las sedes diplomáticas presentes en el país árabe, en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, según señalaba un comunicado recogido por la agencia de noticias estatal, SANA.

Mientras, siguen las conversaciones para imponer sanciones a Siria. Reino Unido, Francia, Alemania y varios países árabes tienen previsto presentar a la Asamblea General de la ONU un borrador de resolución para llevar a cabo una nueva votación para condenar a Siria por sus nueve meses de violencia contra los manifestantes.

Irán y Rusia son los únicos países que todavía respaldan al régimen sirio y consideran que la única solución a la crisis pasa por una negociación directa entre Bachar el Asad y los dirigentes de la oposición.