Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Golpe al corazón de Al Qaeda

El Aulaki convirtió a la organización en un quebradero para el espionaje de EE UU

El Aulaki habla en un vídeo difundido en la Red.
El Aulaki habla en un vídeo difundido en la Red. AP

Nuevo golpe al corazón de Al Qaeda. Sigue la sangría de emires, jefes y comandantes muertos en las cada vez más débiles filas de la yihad global. La voz del clérigo Anuar el Aulaki, de 41 años, el rostro más conocido de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) y una de las mayores amenazas para la seguridad de Occidente y de sus aliados se ha apagado para siempre. El imán radical, nacido en Estados Unidos, ha muerto en Yemen durante un enfrentamiento todavía no aclarado con miembros del Ejército, según ha comunicado el ministro de Defensa de ese país.

La desaparición de Aulaki dificulta el proyecto de trasladar al inestable escenario de Yemen, donde casi todo es posible, la principal base y refugio de Al Qaeda que durante muchos años ha sido Pakistán, la madriguera en la que se escondió Osama Bin Laden hasta su localización y muerte en Abbotabad. Al Qaeda en la Península Arábiga se creó en 2003, ha atravesado momentos de crisis, pero la debilidad del Gobierno de Saleh, las luchas tribales, la falta de seguridad y las arengas de tipos como el clérigo Anuar el Aulaki han conseguido nutrir a la organización de numerosos militantes hasta convertirla en un quebradero de cabeza para los servicios de inteligencia de EE UU que temen que este país se convierta en una nueva Afganistán, en un centro mundial del terrorismo internacional. Desde hace varios años los Predator, aviones no tripulados del Ejército estadounidense, sobrevuelan Yemen en busca de los jefes de AQPA.

Desde el corazón de Yemen se han proyectado fallidos ataques que de haber tenido éxito habrían conmocionado al mundo. Anuar el Aulaki era el responsable de los paquetes bombas encontrados en noviembre de 2010 en aviones en Dubai y Reino Unido con destino a Estados Unidos, un atentado frustrado que según los artificieros habría provocado que se estrellaran los aviones de no haber sido desactivados. Un año antes el imán había dirigido otro atentado fallido contra un avión norteamericano, un ataque por el que fue juzgado in absentia (en ausencia) por un tribunal de Yemen.

Hablaba un perfecto inglés, practicaba deportes, contaba chistes

El Aulaki era un hombre locuaz, pero contradictorio. Vivió más de 20 años en EE UU, hablaba un perfecto inglés, practicaba deportes, contaba chistes y desde su mezquita lanzaba mensajes de amor, paz y tolerancia entre las distintas culturas y religiones. Semanas después de los ataques del 11-S condenó en la televisión la acción de Al Qaeda y animó a rezar por las 3.000 víctimas. “Vinimos aquí a construir no a destruir”, proclamó en uno de sus sermones. Nueve años más tarde desde su escondite yemení declaró la guerra a los Estados Unidos y a sus aliados con proclamas incendiarias en favor de la yihad. “¿De qué me acusan?, se preguntaba en un vídeo de AQPA. “¿De llamar a la verdad?, ¿de llamar a la yihad?, ¿de llamar a defender las causas de la nación islámica?

La muerte del clérigo radical es otra muestra más de la profunda crisis por la que atraviesa Al Qaeda que en solo seis meses ha perdido a su emir saudí y a cuatro de sus jefes operativos. ¿Quién será el próximo?