Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las protestas sacuden a India por la liberación del activista anticorrupción

Anna Hazare trata de empezar una huelga de hambre sin permiso oficial.- El primer ministro asegura que es un protesta que busca el conflicto

Anna Hazare, la cara del activismo contra la corrupción en India, ha pasado hoy la noche en la cárcel de Tihar en Nueva Delhi, pese a haber recibido de las autoridades la orden para su puesta en libertad. El activista había sido arrestado momentos antes de empezar su segunda huelga de hambre indefinida en protesta por la lacra que salpica al gobierno del país a todos los niveles: la corrupción.

En un discurso ante el parlamento, el primer ministro indio, Manmohan Singh, ha dicho que es "totalmente infundada" la campaña anticorrupción lanzada por Hazare. Sihgh ha asegurado que el comportamiento del activista busca deliberadamente el conflicto. El primer ministro tuvo que interrumpir su discurso varias veces abucheado a los parlamentarios de oposición.

La huelga no contaba con el permiso de las autoridades, que se lo llevaron tras comprobar que pretendía seguir con su plan a pesar de no tener autorización. 1.300 de seguidores de Hazare han sido detenidos tras el arresto del activista en diversas ciudades de la India, aunque muchos de ellos han sido liberados a lo largo del día. La policía ha llevado a cabo esta operación por el temor de que los altercados crecieran. Y así ha sido. Una cascada de protestas se han registrado en contra del arresto. Cientos de personas han pasado la noche a las puertas del penal delhí a la espera de la salida de Hazare, quien se ha situado en primera línea de la actualidad política en la India con su cruzada contra la corrupción.

El activista había asegurado que la propuesta de ley anticorrupción que está siendo debatida en el Parlamento "es un chiste cruel" y que no será suficiente para acabar con ese problema que sacude al país, ya que el primer ministro y los magistrados quedarían fuera de escrutinio.

Anna Hazare, de 74 años y que viste siempre la tradicional camisa de algodón blanca india, ha elegido la táctica pacífica de Mahatma Gandhi de hacer huelga de hambre para hacerse oír. En abril hizo la primera y la información que ha salido hoy en la prensa local indica que está en ayuno desde su "detención preventiva". Hazare ha afirmado que la batalla contra la corrupción es la "segunda guerra de Independencia", ya que justo ayer, se celebraba el 64 aniversario de la liberación del país de la corona británica y el mismo primer ministro aceptaba en su discurso que la corrupción es un gran obstáculo para el desarrollo del país.

Entre las personas que han sido detenidas -y liberadas- por miedo a las protestas se encontraba Kiran Bedi, una ex directora del departamento de investigación de policía, que junto a Hazare se ha vuelto una de las voces más contundentes contra la corrupción.

El gobierno ha intentado descalificar al activista diciendo que también su organización estaba plagada de irregularidades y que el Hazare está haciendo política. El ministro de Interior, P. Chidambaran, ha justificado el arresto diciendo que aunque "las protestas son aceptadas y bienvenidas, deben tener ciertas condiciones".

El gobierno indio había pedido a Hazare y a las organizaciones que lo apoyan que limitaran el número de personas y el número de días de ayuno a tres. Hazare pretendía hacer huelga de hambre hasta la muerte, de no cumplirse su pedido en relación con la propuesta de ley anticorrupción.

El septuagenario, previendo su detención, dejó grabado un video en el que pedía a los indios que no dejaran que esta batalla terminara así. Sus seguidores le han obedecido y se han manifestando en varias ciudades de India con eslóganes como "Yo soy Anna Hazare, por favor arréstenme" o "Revolución en contra de la corrupción". Los escándalos destapados en los últimos meses han despertado la conciencia de los indios en contra de esta lacra y la han convertido, junto a la inflación, en una de sus principales preocupaciones.