Un sondeo a 28 millones de votantes

Las inéditas elecciones primarias que se celebran el domingo en Argentina para elegir candidatos aclararán el papel de los grupos de oposición

Lo más interesante de las extrañas elecciones primarias que se celebran hoy domingo en todo Argentina, de manera simultánea y obligatoria, no es saber quién queda primero -los sondeos no dejan dudas sobre la posición privilegiada de Cristina Fernández de Kirchner- sino saber quién ocupa la segunda posición y cuál es el reparto porcentual de los votos, no solo los que obtenga la presidenta, sino, sobre todo, cómo se distribuyen entre los cuatro candidatos más conocidos de la oposición: el radical Ricardo Alfonsín, el peronista crítico Eduardo Duhalde, el socialista Hermes Binner y Elisa Carrió, de Coalición Cívica.

La campaña más notable, en las últimas semanas, ha sido la de Binner, que protagoniza una interesante operación política para convertir al pequeño Partido Socialista en una fuerza electoral de nivel nacional, capaz de competir, dentro de la oposición, con radicales y peronistas críticos en igualdad de condiciones. Las primarias serán la primera ocasión para verificar la apuesta Binner y evaluar si su proyecto a medio plazo está realmente encaminado. Binner, un médico de 68 años, lucha por sacar al Partido Socialista de su actual feudo territorial, la rica provincia de Santa Fe, y proyectarlo como una opción electoral nacional y cualquier resultado que le acerque hoy a la ansiada segunda posición será para él un gran éxito.

Más información
Fernández se consolida como gran favorita en las primarias argentinas
Cristina Kirchner arrasa en el ensayo de las presidenciales argentinas

Los sondeos, cuya publicación no está permitida en los últimos días de campaña, no parecen haber dejado claro el reparto de votos en la oposición ni el volumen de apoyos que puede recibir la candidatura de la actual presidenta. Los kirchneristas ambicionan un resultado que convenza a los electores de que no hará falta una segunda vuelta en octubre, porque la presidenta está en condiciones de arrasar en primera. El objetivo de la oposición es justamente el contrario: instalar la duda y demostrar que esa segunda vuelta, tan desestabilizadora para Cristina Fernández, puede estar al alcance de la mano.

Las primarias, ideadas por una reciente ley electoral, suponen un ejercicio democrático inédito en Argentina y deberían servir, en teoría, para fortalecer el sistema de partidos, gravemente debilitado como consecuencia de la crisis de 2001-2002.

"Limpiar" los comicios

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En realidad, los comicios de hoy no van a cumplir ese objetivo porque más que unas primarias, con su correspondiente lucha interna en cada partido o coalición, se han convertido en una simple y gigantesca encuesta, previa a las elecciones verdaderas. Además, las corrientes peronista y radical siguen tan fragmentadas como quedaron en 2002 y acuden con múltiples propuestas. Para colmo, en Argentina sigue vigente una fuerte organización partidaria de carácter provincial, que hace que los poderes locales conserven una fuerza electoral decisiva.

Lo que sí que van a conseguir estas elecciones es "limpiar" los comicios de octubre de candidatos de pequeños partidos, generalmente de izquierda, que han concurrido en otras convocatorias. Ahora quienes no obtengan el 1,5% del voto emitido este domingo (se calcula que harán falta unos 400.000 votos) no podrán ser candidatos en octubre.

Las elecciones primarias en sí mismas han sido objeto de todo tipo de polémicas y discusiones. La organización es extremadamente compleja porque se eligen también candidatos a gobernadores de 12 provincias, entre ellas la más importante de todas, Buenos Aires -con casi el 38% del censo electoral-, a diputados, senadores e intendentes. Todo hace prever que el recuento será anormalmente lento y que probablemente no se sepan resultados significativos hasta bien entrada la noche (madrugada del lunes, hora española).

Una complicación añadida es la decisión de una juez de Buenos Aires de anunciar que, en esa provincia, quienes no voten en las primarias no podrán hacerlo en las generales de octubre.

Combo de fotografías cedido por la Cámara Electoral de Argentina que muestra las boletas de los distintos precandidatos presidenciales
Combo de fotografías cedido por la Cámara Electoral de Argentina que muestra las boletas de los distintos precandidatos presidencialesEFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS