Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército sirio entra en la ciudad de Latakia para reprimir las protestas

Una veintena de vehículos blindados se ha distribuido en las proximidades de la ciudad donde ha resultado muerto un opositor por disparos de los soldados.- Al menos cinco manifestantes más pierden la vida en diversas protestas en el país.- Obama pide el "cese inmediato" de la violencia

El Ejército sirio ha reprimido de nuevo con dureza las protestas de los opositores al régimen en la ciudad costera de Latakia, donde al menos una persona ha resultado muerta por disparos de los soldados, según han denunciado organizaciones pro derechos humanos. En una nueva jornada sangrienta, otros cinco manifestantes han perdido la vida en varias zonas del país, tres de ellas en Homs, por disparos de las fuerzas de seguridad. El portavoz de los Comités de Coordinación Local, Omar Edelbe, ha explicado a Efe que las otras dos víctimas fallecieron en Hama. El presidente de EE UU Barack Obama y el rey Abdulá de Arabia Saudí han exigido esta tarde que la violencia cese de "inmediato", según señala un comunicado de la Casa Blanca tras una conversación telefónica mantenida por ambos líderes

Las escenas más impactantes se han vivido en Latakia, donde veinte vehículos blindados y tanques se desplegaron esta mañana en los alrededores de la ciudad casi fronteriza con Turquía, al noroeste de Siria, y donde el sonido de los tiroteos ha provocado un gran desplazamiento de población, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La represión del régimen de Bachar el Asad contra los manifestantes que piden reformas democráticas continúa y la población teme más derramamientos de sangre. Al menos 19 personas fallecieron ayer, según el último balance, en una nueva jornada de protestas, bajo el lema "no nos doblegaremos ante nadie, solo ante Dios". Como muestra del recrudecimiento de la situación, Francia ha pedido a sus ciudadanos residentes en el país que lo abandonen.

En un comunicado, el presidente de esta organización, Rami Abdul Rahman, informó de que los vehículos militares se estacionaron en las proximidades del barrio de Al Raml, en el sur de Latakia, donde más de 20.000 personas se manifestaron el viernes contra el régimen sirio. Desde el comienzo de la revuelta contra el presidente sirio, Bachar el Asad, el pasado marzo, se han sucedido en este barrio numerosas protestas para exigir la caída del régimen. Esta madrugada, tras la oración de Tarawih, típica del mes de ramadán en las mezquitas, tuvo lugar una importante concentración en esta zona en la que los manifestantes alzaron sus voces a favor de una mayor libertad.

Rahman también ha indicado que una fuerza de 10 camiones militares, siete todoterrenos con agentes de los servicios secretos y quince autobuses con Shabiha (matones del régimen) han irrumpido en aldeas dependientes de la localidad de Ksir, en la provincia de Homs. En esta localidad, objeto de una fuerte represión recientemente con al menos una decena de víctimas, las fuerzas de seguridad lanzaron una campaña de arrestos arbitrarios que incluyó a mujeres y niños.

Protestas en todo el país

El grupo Comités de Coordinación Local ha informado, por su parte, de que después del Tarawih se han convocado numerosas manifestaciones en distintos puntos del país como Homs, Damasco y Alepo. El Ejército también ha enviado refuerzos a algunas zonas donde se han celebrado protestas opositoras como la provincia de Idleb, cercana a la frontera con Turquía y objeto de una fuerte represión desde el inicio de la revuelta.

Los Comités también dieron una nueva cifra de víctimas de las protestas de la víspera, que asciende a 19 muertos, debido a los disparos de las fuerzas de seguridad que intentaron dispersar las multitudinarias marchas.

Desde el inicio de las protestas el pasado marzo, han fallecido al menos 1.772 civiles y 410 efectivos de las fuerzas de seguridad, que no incluyen las víctimas que se registraron en Hama desde el pasado día 3 debido al corte de comunicaciones con esta provincia, según el Observatorio.