Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ofensiva del Ejército sirio contra los manifestantes causa otra veintena de muertos

Los tanques vuelven a reprimir con dureza las manifestaciones en Hama.- Al menos 134 personas han muerto en la ofensiva lanzada el domingo por el régimen de El Asad

Al menos cinco personas han muerto en la ciudad siria de Hama por los ataques de los tanques del Ejército, en el tercer día de ofensiva militar tras el inicio del mes sagrado de Ramadán, según han informado los grupos opositores. Los Comités Locales de Coordinación han identificado a cinco víctimas en Hama (centro), que han fallecido a causa del bombardeo de obuses contra los barrios de Janub Malab y Qusur, mientras que decenas de personas han resultado heridas. Al menos 27 personas han muerto entre ayer y hoy en la ofensiva del Ejército contra los manifestantes en distintos puntos del país, según ha informado varias organizaciones sirias de derechos humanos.

Los grupos opositores han señalado que hay francotiradores apostados por toda la ciudad de Hama y que los habitantes temen que las fuerzas de seguridad irrumpan en la ciudad. La red Revolución Siria contra Bachar el Asad ha indicado que los ataques con armas pesadas afectaron a la mezquita de Al Sharía, coincidiendo con la llamada a la oración del mediodía, y que parte de su minarete quedó destrozado. El presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdul Rahman, ha explicado que 10 personas perdieron la vida cuando participaban en manifestaciones organizadas en la noche de ayer después de la oración en las mezquitas, típica del mes de Ramadán. En 1982, Hama sufrió una masacre perpetrada por el régimen de Hafez el Asad, padre del actual presidente, que aplastó un levantamiento liderado por los Hermanos Musulmanes y causó unos 20.000 muertos.

La Policía siria ha matado a al menos seis civiles en Erbin, barrio del este de Damasco, según han relatado vecinos de la zona. "La gente marchó después de las oraciones nocturnas por el Ramadán. Coches de seguridad armados con ametralladoras en la parte trasera entraron en Erbin en torno a media noche y se reunieron en la rotonda principal antes de ramificarse por las calles y disparar", ha relatado un testigo a Reuters. Un activista del barrio ha informado de que hay decenas de personas heridas.

Otras dos personas fallecieron de madrugada en la localidad de Albu Kamal, en la provincia oriental de Deir el Zor, y otras dos en Homs (este). "Ayer hubo manifestaciones en todas las zonas y disparos hasta dentro de las mezquitas, detenciones masivas y una campaña para aterrorizar a los ciudadanos", ha denunciado a EFE el presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos. "Es posible que los heridos se conviertan en mártires", ha advertido Rahman respecto a la gravedad de muchos de los heridos, y ha añadido que las ciudades de Homs y Latakia fueron escenario anoche de grandes manifestaciones después de la oración nocturna.

Esta ofensiva se enmarca en el recrudecimiento de la represión del régimen contra las protestas antigubernamentales. Solo en la ciudad de Hama murieron el domingo un centenar de civiles en el ataque de las fuerzas de seguridad, aunque en ciudades de todo el país se repite la represión militar. Según la población local, testigos y defensores de los Derechos Humanos, al menos 134 manifestantes han muerto en Siria desde el pasado domingo, en la ofensiva a gran escala lanzada por las tropas en las ciudades que han protagonizado las mayores protestas contra el régimen.

La diferente versión del Gobierno

Mientras continúa la represión, los medios oficiales del régimen de Bachar el Asad prosiguen con su visión particular de los hechos. Según ha informado la agencia oficial SANA, "grupos armados" lanzaron ayer un intenso ataque con munición y cócteles molotov contra edificios oficiales y comisarías en Hama.

Una fuente oficial anónima aseguró a SANA que hombres con ametralladoras patrullan la ciudad en motos, y que algunos de ellos se apostaron en tejados, desde donde abrieron fuego y lanzaron los cócteles contra los edificios gubernamentales. La televisión estatal recogió testimonios de soldados en hospitales supuestamente heridos por "grupos terroristas armados". Debido al estricto bloqueo informativo impuesto por las autoridades sirias, ni estas versiones ni las cifras de víctimas ofrecidas por los activistas opositores pudieron ser verificadas de forma independiente por la prensa internacional.

El régimen de Bachar el Asad sigue acusando a grupos armados y terroristas de estar detrás de las protestas y ayer defendió la actuación del Ejercito en la represión de las manifestaciones. Unos 1.600 civiles y cerca de 400 soldados y efectivos de las fuerzas de seguridad han muerto desde el comienzo de las protestas en marzo, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.