Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres admite que "no hay ni la más remota posibilidad" de atacar Siria

Damasco reanuda por segundo día la represión con tanques en Hama

El ministro británico de Exteriores, William Hague, ha admitido en declaraciones a la BBC que "no hay ni la más remota posibilidad" de que haya un ataque militar contra el régimen sirio a pesar del precedente de Libia. O quizás debido precisamente al precedente de Libia. Sus declaraciones se han realizado horas antes de que anoche se reuniera a puerta cerrada el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en Nueva York para discutir la situación en Siria. Quizás el objetivo de Hague ha sido allanar la posibilidad de que se abra paso una resolución contra Damasco, que hasta ahora ha tropezado con la oposición de países como India, Brasil y, sobre todo, Rusia y China, que no quieren de ninguna manera autorizar una intervención armada en Siria.

El régimen de Bachar el Asad, por su parte, no parece dispuesto a ceder ni un milímetro ante los manifestantes que piden democracia. Según la agencia Reuters, tropas del ejército, con el apoyo de tanques, han lanzado nuevos ataques en la ciudad de Hama, provocando la muerte de cuatro civiles en el barrio de Hamidiyah. Con estos cuatro son ya 59 los manifestantes muertos en Hama desde el domingo y 84 en el conjunto del país.

En el terreno diplomático, quizás el hecho más significativo han sido las duras declaraciones del presidente turco, Abdullah Gül, uno de los aliados de Siria. "No podemos mantenernos callados y aceptar esta sangrienta atmósfera justo cuando empieza el Ramadán", ha declarado. "Es imposible mantenerse en silencio ante estos acontecimientos que todos hemos podido ver. Urjo a la administración siria a detener la violencia contra el pueblo y a poner en marcha las reformas necesarias para construir el futuro del país a partir de la paz y la estabilidad", ha añadido.

Presión internacional

La Unión Europea se ha unido a la presión internacional al típico estilo de la burocracia comunitaria: Bruselas ha ampliado con cuatro nuevos nombres la lista de 35 personas del régimen sirio, incluido el presidente El Asad, que tienen sus bienes congelados y a los que no se les permite entrar en territorio comunitario. Los nombres de esas cuatro personas aún no han sido revelados. La representante de la política exterior de la UE, lady Ashton, ha advertido que se darán nuevos pasos "si el liderazgo sirio sigue por este camino".

El jefe del Foreign Office ha apostado también por incrementar la presión sobre Damasco por vía diplomática. Hague se ha inclinado por hacerlo a través del Consejo de Seguridad, como ya han pedido la víspera países como Alemania e Italia, a los que se ha unido Francia. El Consejo de Seguridad estaba convocado esta noche para discutir la situación a puerta cerrada. Dicha reunión concluyó con el único acuerdo de retrasar hasta el martes las conversaciones cobre cómo responder a la nueva ola de represión orquestada por el régimen sirio y que el din de semana pasado dejó al menos 120 muertos. "Todos los miembros de expresaron su preocupación ante la escalada de violencia en Siria", afirmó al término de la reunión el presidente de turno del Consejo, el embajador indio Hardeep Singh Puri.

"En una situación muy frustrante. Nuestro margen de maniobra es muy escaso", ha admitido el jefe de la diplomacia británica. Ha defendido la imposición de "sanciones adicionales" para presionar al régimen de El Asad pero ha advertido que para que estas tengan algún efecto "no puede haber solo presión de las naciones occidentales: tiene que incluir países árabes, tiene que estar Turquía, que hasta ahora ha estado muy activa intentando persuadir al presidente Asad de que acepte reformas en lugar de embarcarse en estas acciones espantosas".

Cuatro meses de desafío a El Asad

- Marzo. Prende la ola de las protestas árabes en la ciudad sureña de Deraa. El día 23, el Ejército mata a seis manifestantes y dispara sobre cientos. El Asad destituye al gobernador de la provincia. Un día después, el Ejecutivo promete subir el sueldo a los funcionarios y revisar la Ley de Emergencia tras la muerte de 37 personas por disparos de la policía. El 25 es el primer Viernes de la Dignidad, que se ha repetido cada semana.

- Abril. El Gobierno deroga la Ley de Emergencia, vigente desde 1963, pero las protestas, la represión y los muertos se extienden por todo el país. El día 22 de abril 88 personas mueren en protestas en distintas ciudades. El 25 de abril el Ejército cerca Deraa con tanques. El 29, viernes, fallecen otras 60 personas en manifestaciones, y en Deraa, sitiada, el niño de 13 años Hamza al Jatib fallece torturado por el régimen. Su imagen será uno de los iconos de la protesta.

- Mayo. El Ejército aplasta las revueltas en Banias y en Homs. La UE incluye en su lista negra de sanciones a 13 miembros del régimen. Días después incluye a El Asad.

- Junio. La oposición siria se reúne en Antalya (Turquía) y pide a El Asad que deje el poder. En Hama mueren 54 personas. El día 6 el régimen anuncia que 80 policías han muerto en Jisr al Shughur y culpa a terroristas de ello. La versión de los opositores es que esos soldados se negaron a disparar a civiles y que por eso fueron asesinados por sus compañeros. Miles de refugiados cruzan a Turquía.

- Julio. El día 10, los embajadores de Estados Unidos y Francia visitan Hama en señal de solidaridad con los ciudadanos. El régimen lo interpreta como una provocación y al día siguiente una turba asalta las Embajadas de ambos países en Damasco. Hillary Clinton declara que Bachar El Asad ha perdido su legitimidad y no es "indispensable". El Observatorio sirio de Derechos Humanos cifra en 1.583 los muertos civiles desde marzo.

Más información