El Tribunal Internacional de Justicia ordena a Camboya y Tailandia que retiren sus tropas del templo Preah Vihear

Los jueces crean una zona desmilitarizada que será visitada por observadores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático

El Tribunal Internacional de Justicia (TIJ), máximo órgano judicial de Naciones Unidas, ha ordenado a Camboya y Tailandia que retiren sus tropas de la zona cercana al templo Preah Vihear, situado en la frontera entre ambos países. Los jueces han exigido asimismo "que no haya presencia militar alguna en el complejo, y éste pueda ser visitado por observadores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN)".

El fallo es una decisión preliminar que cierra la primera ronda de un largo proceso judicial iniciado por Camboya, pero que se remonta a 1962. Ese año, el propio TIJ dijo que el templo se encontraba en territorio camboyano. Tailandia no se quejó porque la entrada principal del lugar cae de su lado. En la parte camboyana, una colina escarpada impide un acceso fácil. Hace medio siglo, sin embargo, la justicia internacional no resolvió el problema del área que rodea Preah Vihear. Tailandia también la reclama como propia. De ahí que las autoridades camboyanas hayan acudido de nuevo a la justicia de la ONU.

Preah Vihear tiene una complicada historia añadida al contencioso de fronteras
Más información
Miles de personas huyen de los enfrentamientos entre Tailandia y Camboya
Aumenta la tensión en la frontera entre Tailandia y Camboya

En 2008, la UNESCO incluyó el conjunto entre las joyas del Patrimonio de la Humanidad. Diez civiles murieron en febrero pasado en los choques registrados entre fuerzas de los dos países. Las autoridades de Phnom Penh denunciaron en aquel momento la destrucción de una parte de las edificaciones. Sus homólogos tailandeses guardaron silencio en Bangkok sobre el supuesto ataque. En abril, otra veintena de personas perdió la vida en las cercanías del templo. A partir de ahora, el TIJ deberá pronunciarse sobre el fondo del contencioso fronterizo.

Erigido entre los siglos XI y XII, Preah Vihear fue encargado por los reyes de la dinastía del imperio Jemer. En su momento álgido, comprendía los territorios de las actuales Tailandia, Laos, Vietnam, parte de Birmania y Malasia, además de Camboya. Según los escritos más antiguos, en sánscrito, el nombre significa Glorioso Señor de la Montaña. Fue dedicado al dios hindú Shiva. Las primeras divisiones modernas del lugar se remontan al siglo pasado, cuando Francia, poder colonial en Camboya, dividió el terreno con Tailandia (antes llamada Siam). En 1904, un primer mapa dejaba el templo en el límite entre los dos países. En 1907, sin embargo, otra representación gráfica lo puso en suelo de Camboya. Cuando el Ejército tailandés ocupó el lugar en 1954 -tras la independencia de Camboya- Phnom Penh acudió al Tribunal de la ONU. Sus jueces fallaron en 1962.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Preah Vihear tiene una complicada historia añadida al contencioso de fronteras. En 1975, fue el último lugar camboyano en caer en manos del Jemer Rojo (organización guerrillera, que entre 1975 y 1979, instauró una República Popular maoísta perpetrando un genocidio que causó cerca de un millón y medio de muertos). En Preah Vihear se refugiaron asimismo los jemeres rojos cuando Vietnam invadió Camboya. Tras años de lucha y guerra civil, en 1998 se entregaron los últimos guerrilleros maoístas y el lugar fue abierto con cautela al público. La pugna fronteriza con Tailandia rebrotó, sin que las decisiones del TIJ hayan despejado aún el futuro del territorio que rodea el controvertido templo.

El ministro camboyano de Exteriores, Hor Namhong (a la izqda.), sale de la Corte Internacional de Justicia tras escuchar el fallo sobre la disputa soberanista entre Camboya y Tailandia sobre el templo de Preah Vihear
El ministro camboyano de Exteriores, Hor Namhong (a la izqda.), sale de la Corte Internacional de Justicia tras escuchar el fallo sobre la disputa soberanista entre Camboya y Tailandia sobre el templo de Preah VihearVALERIE KUYPERS (EFE)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS