Primer aniversario de la matanza de Srebrenica con Karadzic y Mladic entre rejas

Unos 30.000 bosnios rinden homenaje a los 8.000 musulmanes asesinados en 1995

Los restos mortales de 613 víctimas de la matanza de la ciudad bosnia de Srebrenica han recibido hoy sepultura en el centro memorial de Potocari, en la conmemoración del decimosexto aniversario del que se ha considerado mayor crimen en Europa después de la II Guerra Mundial. Hoy, el acto estaba envuelto en un halo de solemnidad, ya que es la primera vez que se rinde homenaje a las víctimas con el antiguo presidente serbo-bosnio Radovan Karadzic y el el antiguo comandante serbo-bosnio Ratko Mladic entre rejas. Para ello, unas 30.000 personas han querido recordar a los asesinados aquel 11 de julio de 1995 a manos de las fuerzas serbobosnias que ocuparon el enclave musulmán, entre los que se contaba el más joven encontrado hasta el momento: Nesib Muhic, con tan solo 11 años.

Más información
Extraditado a La Haya Goran Hadzic, el último renegado del Tribunal Penal para la antigua Yugoslavia

"Enfrentarse con el pasado es la principal condición para la reconciliación y la seguridad en Bosnia-Herzegovina", ha declarado en la ceremonia Sadik Ahmetovic, ministro de Seguridad bosnio y presidente del centro memorial de Potocari, en las inmediaciones de Srebrenica. "Los tres pueblos bosnios (musulmanes, serbios y croatas) deben renunciar a sus criminales, y la sociedad ha de hacer frente al pasado", ha recalcado.

El alto representante de la comunidad internacional en Bosnia, Valentin Inzco, ha criticado a su vez a quienes "insisten en que los asesinos no son asesinos, las víctimas no son víctimas y los muertos no están muertos", y ha asegurado que esas posturas desaparecerán "ante la verdad, que prevalecerá". "(Ratko) Mladic está en La Haya. La justicia es lenta, pero al final llega", ha recordado Inzco, en relación a la captura el pasado mayo pasado en Serbia del jefe militar serbobosnio que dirigió la toma de Srebrenica.

Tanto Mladic, el principal acusado de genocidio en relación con la matanza de Srebrenica -arrestado en mayo pasado tras permanecer 16 años escapado de la justicia internacional-, como el exlíder político serbobosnio, Radovan Karadzic, arrestado en 2008, han sido extraditados al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), con sede en La Haya.

A la ceremonia de conmemoración han asistido también los copresidentes musulmán y croata de Bosnia, Bakir Izetbegovic y Zeljko Komsic, el presidente de Croacia, Ivo Josipovic, el embajador de EEUU, Patrick Moon, y otros diplomáticos y representantes internacionales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Izetbegovic ha querido recordar que "Srebrenica es una mancha negra en la cara de la comunidad internacional, y el agujero negro en la conciencia de los que ordenaron y ejecutaron el crimen, y nunca podrán desprenderse de ello".

Más de 8.000 varones musulmanes fueron asesinados después de que las tropas serbobosnias, bajo el mando del general Mladic, tomaran Srebrenica el 11 de julio de 1995. Ese enclave era en ese momento una zona bajo protección de la ONU, a cargo de soldados holandeses.

Tras la ceremonia de hoy, Potocari alberga ya los restos de 5.317 víctimas, sepultadas en diferentes fosas comunes e identificadas gracias a estudios de ADN. Otros 188 asesinados en Srebrenica han sido enterrados en otras localidades bosnias. El entierro de 613 víctimas se ha llevado a cabo según los ritos funerarios musulmanes.

Una joven llora delante de uno de los ataúdes en el cementerio de Potocari, en Srebrenica. 613 víctimas de la matanza de Srebrenica han recibido hoy sepultura, en el 16 aniversario del crimen de guerra cometido por tropas serbobosnias, en un enclave controlado por cascos azules holandeses.
Una joven llora delante de uno de los ataúdes en el cementerio de Potocari, en Srebrenica. 613 víctimas de la matanza de Srebrenica han recibido hoy sepultura, en el 16 aniversario del crimen de guerra cometido por tropas serbobosnias, en un enclave controlado por cascos azules holandeses.ELVIS BARUKCIC (AFP)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS