Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fuerzas de seguridad disparan de nuevo contra los manifestantes en Siria

Un activista pro derechos humanos calcula en 24 las víctimas.- Miles de personas salen a la calle en Hama, Damasco, Deraa y Alepo para expresar su rechazo al régimen en otro viernes de protesta

Otro viernes más las protestas en Siria han acabado con un balance de muertos como consecuencia de las fuerzas de seguridad. Como es habitual, la poca información que ofrece el régimen hace bailar la cifra de muertos. Según ha contado la activista pro derechos humanos, Razan Zaitouna, a Reuters el balance es 24 fallecidos, 14 de ellas habrían muerto en Homs, y siete en Idlib. Un cifra que aumenta a la proporcionada por los Comités de Coordinación Local que cifraban en al menos nueve personas las fallecidas este viernes por disparos de las fuerzas de seguridad sirias contra los manifestantes que han protagonizado en varias ciudades del país algunas de las mayores movilizaciones contra el régimen de Bachar el Asad desde que comenzó la revuelta el pasado mes de marzo. Este grupo de activistas han informado de que las fuerzas de seguridad han matado a tres manifestantes en Homs, en el centro del país, otros tres en la provincia de Idlib, en el norte, dos en Damasco y uno en Latakia, en el noroeste.

La agencia oficial SANA ha informado de tres muertos, precisando que personas armadas han disparado contra las fuerzas del orden y los ciudadanos en dos barrios de Homs, dejando dos muertos, uno de ellos un policía, y varios heridos entre las fuerzas del orden. Por otra parte, en Qatana (suroeste) también habría habido un civil muerto por disparos de personas armadas contra las fuerzas de seguridad, según el corresponsal de la agencia, que también ha informado de incidentes similares con heridos en Daraya, a 7 kilómetros de Damasco.

Desafiando la ofensiva militar del régimen de El Asad, los manifestantes han tomado este viernes las calles tras el rezo en todo el país, desde localidades situadas en el oeste, junto a la frontera con Líbano, hasta las regiones desérticas próximas a Irak, en el este. El Ejército ha desplegado sus vehículos acorazados en Homs y los soldados han disparado a los manifestantes, que habían bloqueado las principales calles del centro de esta ciudad, de un millón de habitantes.

En un comunicado, el director de la Organización Nacional para los Derechos Humanos ha informado de las muerte de tres personas en Homs y ha indicado que se celebran multitudinarias protestas contra el régimen en varias provincias del país. Otro activista de esta ciudad, en el centro de Siria, ha advertido a Reuters de que el balance de víctimas mortales puede ser mayor. Las tropas han rodeado un hospital privado en Bab Sbaa y varios heridos han sido trasladados a otro centro del extraradio en el que no hay presencia de fuerzas de seguridad, ha añadido.

En el resto del país, miles de personas han salido a la calle para expresar su rechazo al régimen sirio en ciudades como Hama (centro), Deraa (sur) y Alepo (norte), así como en localidades de las provincias de Deir Ezor y de Idlib. Esta nueva jornada de protestas coincide como es habitual con el día festivo de los musulmanes.

Durante la pasada madrugada al menos tres civiles murieron durante los asaltos con tanques llevados a cabo por el Ejército sirio en las colinas próximas a la frontera con Turquía, en la provincia de Idlib (noroeste), según ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, precisando que al menos 15 personas han muerto en los dos últimos días. Estas informaciones no pudieron ser verificadas de forma independiente por las restricciones que el régimen ha impuesto a los periodistas para trabajar. Además, varios testigos han asegurado que unas 100 personas han huido este viernes a primera hora de la mañana a Líbano. Durante los tres meses de revuelta contra Al Asad, miles de sirios se han refugiado en Turquía para huir de la represión de las fuerzas de seguridad. Siria es desde el pasado mes de marzo el escenario de revueltas populares que se han cobrado las vidas de 1.357 civiles y de 343 militares y policías, según el recuento del opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.