20 años de cárcel para siete militares colombianos

La condena es por haber asesinado a tres civiles para luego hacerlos pasar por muertos en combate

La Fiscalía General de Colombia dio a conocer hoy la condena a 20 años contra siete militares colombianos por asesinar a tres vendedores ambulantes a los que hicieron pasar por guerrilleros muertos en combate. Los condenados son un teniente, dos cabos y cuatro soldados de un batallón adscrito a una brigada del Ejército con sede en Medellín.

En abril de 2006, los militares mostraron a tres guerrilleros muertos que se dedicaban supuestamente a la extorsión y estaban armados con pistolas y granadas. Sin embargo, la Fiscalía explicó que las familias de los fallecidos rechazaron la versión en declaraciones judiciales y señalaron que los jóvenes habían sido contactados un día antes para trabajar en una finca de la región.

Este caso forma parte del escándalo de los falsos positivos, que es el nombre que se le ha dado a la práctica del Ejército de engañar a civiles, matarlos y presentarlos como guerrilleros, con el objetivo de demostrar resultados positivos en la lucha armada contra los grupos subversivos. La Fiscalía colombiana ha documentado más de 2.000 casos de este tipo de ejecuciones extrajudiciales, que la ONU calificó de "sistemáticos", y hay 1.487 militares vinculados.

En las útimas semanas, el tema ha experimentado avances importantes. El 3 de de junio, ocho militares fueron encontrados culpables de la ejecución extrajudicial de dos jóvenes de Soacha, un municipio cercano a Bogotá. Este fue el caso que, en 2008, destapó el escándalo de los falsos positivos. Diez días después de esa condena, calificada como "histórica", el ministro de defensa, Rodrigo Rivera, presentó un plan de 15 puntos para combatir estas violaciones a los derechos humanos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS