Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía pide juzgar a tres cómplices de Berlusconi por inducción a la prostitución

Les acusa de formar parte de un sistema organizado para llevar chicas a las fiestas del primer ministro italiano

La Fiscalía de Milán cree que hubo "un sistema estructurado para proporcionar chicas dispuestas a prostituirse" en las fiestas que el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ofrecía en su residencia privada de Arcore, cerca de Milán. En concreto, en una vista preliminar celebrada este lunes, los fiscales han pedido que se procese a tres personas del entorno del mandatario por formar parte de ese "sistema": el representante de artistas Lele Mora, el director de informativos del canal de televisión Rete4, Emilio Fede, y la consejera de la región de Lombardía, Nicole Minetti,

Según la acusación, cada uno de ellos tenía una función concreta: Mora actuaba como "reclutador" de las chicas, Fede se encargaba de evaluarlas y establecer su disponibilidad a mantener relaciones sexuales y Minetti ejercía como "administradora". Aunque los tres están implicados también en el caso Ruby, en el que Berlusconi está imputado por abuso de poder e incitación a la prostitución de menores, la Fiscalía ha pedido que se abra un sumario separado de ese caso para que sean procesados en un juicio diferente.

Los fiscales sostienen que Mora, Fede y Minetti indujeron a prostituirse a la joven de origen marroquí Karima el Mahroug, conocida como Ruby, desde septiembre de 2009, cuando esta tenía aún 16 años. Además, les acusan de inducir a la prostitución a una treintena de chicas mayores de edad desde inicios del año 2009 hasta enero de 2011 durante las fiestas de la residencia del mandatario en Arcore.

La juez de la audiencia preliminar, Maria Grazia Domanico, deberá decidir si aceptar la solicitud de la Fiscalía. Durante la vista, admitió la solicitud presentada por las jóvenes Ambra Battilana y Chiara Danese para constituirse como parte civil en el proceso. Ambas alegaron que han sufrido "un daño no patrimonial constituido por el gran sufrimiento" al haber sido consideradas como prostitutas e inducidas a participar en una de las fiestas de Berlusconi en Arcore el pasado 22 de agosto.