Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas franceses podrían expulsar del partido a un alcalde condenado por agresión sexual

El regidor abusó durante meses de una funcionaria a la que acusa de querer "chantajearle"

El Partido Socialista francés podría apartar de sus filas a Jacques Mahéas, senador y actual alcalde de la pequeña localidad de Neuilly-sur-Marne, al este de París. Mahéas fue condenado en marzo de 2010 por agresión sexual contra una funcionaria municipal. Quince meses después de la condena los socialistas franceses han decidido convocar a su "comité de conflictos" para estudiar su pertenencia al partido.

Los hechos se remontan a 2002, y aunque inicialmente fueron dos las funcionarias que denunciaron, una de ellas decidió retirar tales acusaciones. De acuerdo con los cargos el alcalde había incurrido durante meses en agresión sexual (besos forzados, tocamientos sobre los senos y/o las nalgas) aprovechándose además de la precaria situación económica que vivía dicha empleada.

Mahéas, en una audiencia ante el tribunal de apelación en junio de 2009, alegó que es víctima de una "venganza personal" por una empleada psicológicamente frágil, que se siente poco considerada después de una larga temporada de servicio en el ayuntamiento. Según Mahéas, la funcionaria había tratado de "chantajearle" para que contratara a su hijo. En una entrevista ofrecida a Lemonde.fr, Mahéas declaró que estaba siendo víctima de un compló y volvió a remarcar su inocencia. "Yo no soy culpable de acoso sexual", afirmó.

El efecto DSK

Apenas tres semanas después de la detención en Estados Unidos por agresión sexual del director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Khan, quien se perfilaba como candidato socialista a las presidenciales de 2012 y encabezaba los sondeos, se suceden los escándalos sexuales que afectan a la clase política francesa.

El secretario de Estado de la Función Pública francés Georges Tron, acusado de agresión sexual por dos exempleadas del Ayuntamiento de Draveil (25 kilómetros al sur de París), del que era alcalde, anunció el pasado 29 de mayo su dimisión como miembro del Gobierno de Nicolas Sarkozy.

Con la opinión pública francesa todavía conmocionada por el escándalo DSK y el caso Tron, el exministro de Educación y contertulio habitual Luc Ferry salía a la palestra para denunciar sin dar nombres que un exministro francés había participado hace años en una orgía con menores en Marraquech.