Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los combates entre partidarios y opositores a Saleh se recruden en Yemen

Los hombres del clan tribal de Al Ahmar, que tratan de derribar al presidente yemení, toman varios edificios públicos en la capital.- Los enfrentamientos han causado hoy 19 muertos en Saná, mientras que ayer fallecieron 40 personas

Los combates en Yemen se han recrudecido en las últimas horas en nuevos enfrentamientos entre las fuerzas leales al presidente Alí Abdulá Salé y los opositores. Al menos 19 personas han muerto hoy en los enfrentamientos en Saná entre partidarios del régimen y un poderoso grupo tribal liderado por Sadeq al Ahmar, según fuentes oficiales. Varios testigos han informado a Reuters de explosiones cerca del distrito de Hasaba, donde se han producido los enfrentamientos que en la última semana han dejado al menos 115 muertos y han provocado la huida de la capital de miles de personas. "Está habiendo potentes explosiones. Suena como misiles o morteros", ha indicado un residente en este distrito.

Fuentes cercanas a Al Ahmar han contado que se ha declarado un incendio en el domicilio del jefe tribal en el barrio de Hasaba después de que un cohete impactara en la vivienda y causara una gran explosión que también ha ocasionado daños a edificios cercanos, informa EFE. Los choques armados con fusiles se han prolongado hasta última hora de esta tarde en distintos puntos del barrio y varios vecinos señalaron que hubo fuertes explosiones y que podían apreciarse varias columnas de humo. Testigos presenciales ha apuntado que circulaban 20 vehículos blindados en dirección a Hasaba para unirse a las fuerzas de seguridad en los choques contra los seguidores de Al Ahmar.

Los residentes también han informado de que durante la noche se produjeron enfrentamientos cerca del aeropuerto de Saná, que fue cerrado brevemente la semana pasada durante las escaramuzas entre las fuerzas de Salé y las fuerzas de la poderosa confederación tribal Hashed, liderada por Sadeq al Ahmar. Los combates en la capital de Yemen se recrudecieron anoche y causaron cuatro decenas de muertos. Los hombres del clan tribal de Sadeq al Ahmar, que tratan de forzar la salida del presidente, Ali Abdalá Saleh, después de 33 años en el poder, han tomado numerosos edificios gubernamentales, una noche después de que se rompiera la frágil tregua acordada el viernes por las partes. Mientras, las tropas yemeníes tienen otro frente abierto en Zinjibar, junto al golfo de Adén, donde 44 milicianos de Al Qaeda han muerto en combates en las últimas horas.

Entre los fallecidos en Saná, tanto en choques como en bombardeos, hay combatientes de ambos bandos, según fuentes médicas. El Ministerio de Defensa ha reconocido la muerte de 14 soldados, según Reuters. Los depósitos de cadáveres de los hospitales Al Yumhuriya y Yamaa al Ulum wa al Tecnoloyia han recibido los cuerpos de al menos 23 milicianos de grupos tribales, informa Efe citando fuentes médicas, según las cuales hay cuatro civiles muertos. El número de víctimas podría aumentar debido a que han resultado destruidos varios edificios por granadas de mortero y misiles, y se desconoce si hay personas atrapadas bajo los escombros.

Los choques han tenido lugar en el distrito de Hasaba, donde se encuentran la residencia de Al Ahmar y muchos edificios públicos. "Hemos oído ambulancias que evacuaban víctimas toda la noche", ha contado un vecino. También se han registrado combates cerca del aeropuerto de Saná. Esta mañana se han escuchado explosiones en el norte de la capital, aunque la causa no está clara.

Ambas partes se culpan de la vuelta a las hostilidades. El Ministerio de Defensa ha informado en su página web que los opositores han tomado la sede del partido gubernamental y de la empresa de agua, aunque afirma que ha recuperado el control de "numerosos edificios". La situación del Ministerio del Interior no está clara. Mientras la cadena Al Yazira afirmaba anoche que el clan de Al Ahmar lo había tomado, según France Presse sigue en manos de las fuerzas de Saleh.

Refuerzos de la guardia republicana se dirigen al barrio de Hasaba, cuyos accesos están bloqueados por barricadas de ambos bandos, según testigos citados por France Presse. La semana pasada murieron más de un centenar de personas en combates en este distrito.

Mientras, la guardia presidencial ha bombardeado la sede de una brigada encargada de custodiar instituciones gubernamentales importantes. Cargos militares que se han pasado a la oposición achacan este movimiento a los rumores de que el comandante de la brigada está a punto de desertar, según AP. Ayer, fue objeto de ataque la sede de una división militar encabezada por el influyente general Ali Mohsen, uno de los militares que han abandonado a Saleh desde marzo.

El conflicto armado estalló el 23 de mayo, después de que Saleh rechazara por tercera vez firmar una iniciativa presentada por el Consejo de Cooperación del Golfo, que incluye la transferencia del poder al vicepresidente y la convocatoria de nuevas elecciones. En los últimos días, la lucha del presidente por un lado, contra los opositores democráticos, y por otro, contra milicianos de Al Qaeda han llevado el país, ya depauperado, al borde del caos.

En la ciudad meridional de Taiz, donde la brutal represión contra los manifestantes prodemocráticos causó más de 50 muertos entre el domingo y el lunes, las fuerzas de seguridad han disparado al aire para dispersar varias concentraciones, sin que se hayan producido víctimas mortales.

Mientras, en Zinjibar, cerca del golfo de Adén, 44 integrantes de Al Qaeda murieron ayer en un intento fallido de asaltar un cuartel militar, donde hombres armados y fuerzas de seguridad se enfrentan desde el fin de semana, informa Efe. Fuentes de seguridad y la agencia de noticias yemení, Saba, han asegurado que los supuestos integristas intentaron tomar el cuartel de la Brigada 25. No se ha informado de bajas entre los miembros de las fuerzas de seguridad.