Mueren 19 miembros de una tribu yemení que se enfrentaba a las tropas gubernamentales

El ataque se produce después de que las fuerzas del líder Hamid Asim anunciaran que habían derrotado a las tropas leales al presidente Saleh y habían matado al comandante del acuartelamiento

Al menos 19 miembros de una misma tribu han fallecido y decenas han resultado heridos después de que este viernes se enfrentasen con las fuerzas del Gobierno yemení para controlar tres puestos militares situados en una región al sur de la capital, Saná, según ha informado el líder Hamid Asim.

El jeque Asim ha declarado que hasta ahora había habido "algunas escaramuzas" en la región de Nahm entre miembros de la tribu "favorables a la revolución juvenil" y las fuerzas leales al presidente, Alí Abdulá Salé, pero "hoy se produjo una gran confrontación armada".

Los combatientes han logrado hacerse con el control de un puesto militar y tratan de tomar otros dos, según la versión de la propia tribu, aunque la cadena de televisión estatal, que cita una fuente del Ejército, ha negado que las fuerzas yemeníes hayan perdido alguna de sus bases. El jeque Asim había informado previamente de que el comandante de uno de los campamentos había fallecido y varios militares habían sufrido heridas.

Más información
El presidente de Yemen se aferra al poder y desaira a EE UU
El presidente yemení utiliza a sus huestes para retener el poder
La violencia se intensifica en Yemen con 38 muertos
Duros combates entre fuerzas gubernamentales y milicias tribales en Yemen
Yemen se asoma a la guerra civil

Este enfrentamiento llega tras varios días de enfrentamientos en Saná entre las fuerzas gubernamentales y las milicias del líder de la poderosa federación tribal Hashed, Sadiq al Ahmar, en los que han muerto al menos 80 personas. Abdalá al Ahmar ha asegurado hoy, sin embargo, que ha acordado una tregua con las fuerzas yemeníes.

"Desde anoche hay un cese de hostilidades entre nosotros y las fuerzas del presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, y también se lleva a cabo una mediación", declaró el jeque Sadeq al Ahmar, uno de los principales dirigentes de las fuerzas opositoras al régimen. El líder tribal hizo el anuncio en un discurso durante el funeral de 30 de sus milicianos. "Si Saleh desea una revolución pacífica, pues que así sea, pero si quiere una guerra, nosotros lucharemos contra él", advirtió Al Ahmar ante miles de manifestantes que piden la renuncia del mandatario yemení.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El funeral de los milicianos de hoy coincidió con una marcha denominada Revolución Pacífica, en la que participaron miles de manifestantes de la oposición yemení, tras el rezo del mediodía. Por su parte, en la plaza Al Sabain, la principal de Saná, se congregaron miles de partidarios del presidente yemení que respondieron a la convocatoria del Viernes del orden y la ley, en una demostración del régimen de que cuenta con apoyo popular.

Ayer los presidentes del los países que integran el G-8 condenaron la violencia de las fuerzas de seguridad yemeníes contra los manifestantes y pidieron al presidente Saleh, que cumpla su compromiso de poner fin a su mandato y abogaron por una "transición pacífica y ordenada" en el país.

El domingo Saleh rechazó por tercera vez suscribir el pacto al que había llegado el régimen con la oposición, que prevé su dimisión en 30 días y la celebración de elecciones en tres meses. El presidente volvió a esgrimir el argumento que ha venido utilizando hasta ahora para eludir la firma: el plan es una "operación golpista" y solo lo aceptó por la presión de EE UU y la Unión Europea.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS