Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el exgeneral serbobosnio Ratko Mladic, principal acusado del genocidio en los Balcanes

Está acusado por el Tribunal para la antigua Yugoslavia de crímenes de guerra en Bosnia y de dirigir la matanza de Srebrenica

Mladic, conducido por policías serbios tras su detención.
Mladic, conducido por policías serbios tras su detención. AFP / HO / SERBIAN GOVERNMENT

La policía serbia ha arrestado a Ratko Mladic, de 69 años, exgeneral serbobosnio buscado por la justicia internacional por el genocidio de Srebrenica, perpetrado en 1995. Fue hallado alrededor de las cinco de la madrugada por tres unidades especiales en la localidad de Lazarevo, en Voivodina, una provincia al norte de Serbia.

Mladic ha sido trasladado esta tarde al Tribunal Especial de Belgrado, donde estaba siendo interrogado por un juez. Sin embargo, el magistrado ha tenido que suspender el turno de preguntas debido a la "mala salud" del detenido. "Apenas podía responder", ha dicho uno de los abogados a Reuters.

Mladic había abandonado la sede de la Agencia de Inteligencia y había llegado al tribunal a las cinco de la tarde. Allí le tenían que leer los cargos presentados en su contra por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). Tras este trámite, el tribunal deberá decidir si le extradita a La Haya.

El fiscal adjunto serbio para crímenes de guerra, Bruno Vekaric, ha adelantado: "Se deben presentar los cargos y tiene derecho a apelar el decreto de extradición". El proceso podría durar en torno a una semana.

Según la ley que rige la cooperación de las autoridades serbias con el TPIY, Mladic y sus abogados tendrán un plazo de tres días para apelar la orden de extradición. Cuando la decisión judicial sea definitiva, el antiguo jefe militar podrá ser trasladado a Holanda, si bien la última palabra la tendrá el Ministerio de Justicia serbio.

Mladic habría sufrido un infarto cerebral durante los años que ha estado huido de la justicia y tiene inmovilizada una mano, según ha informado el diario serbio Blic. Según el ministro responsable de la búsqueda de criminales de guerra, Rasim Ljajic, se encontraba en una granja propiedad de un primo suyo en la localidad de Lazarevo. El ex general "estaba pálido, como si llevase encerrado durante un largo periodo de tiempo".

"Mladic tenía dos pistolas cargadas que no usó. Cooperó y no ofreció resistencia", ha dicho Ljajic, quien también ha explicado que el antiguo mando militar, buscado por crímenes de guerra y contra la Humanidad, habló "con calma" con los agentes. Una fuente policial ha explicado que Mladic, que se ocultaba bajo el nombre de Milorad Komadic, fue sacado "esposado" de la vivienda

Acusado de crímenes de guerra y contra la humanidad por el sitio de Sarajevo (1992-1996), Mladic era el muro contra el que Serbia había chocado hasta ahora en su intento de negociar la adhesión a la Unión Europea.

"Hemos cerrado un capítulo difícil de nuestra historia reciente. Creo que las puertas de nuestra integración europea se han abierto", ha dicho el presidente serbio, Boris Tadic, al anunciar la detención. Tadic ha informado además de que se ha iniciado el proceso de extradición al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, con sede en La Haya. "Serbia habría comprendido la importancia de la reconciliación y optado por la senda de Europa", señalaron portavoces de la UE, poco antes de la confirmación oficial de la identidad de Mladic. "Por fin hay una oportunidad de hacer justicia", ha añadido Fogh Rasmussen, secretario general de la OTAN. Desde La Haya han agradecido la colaboración de las autoridades serbias mientras "esperan la llegada del acusado".

El presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha saludado la detención del Mladic y ha manifestado su esperanza de que sea "rápidamente" transferido al TPIY. La alta representante de la UE para la Política Exterior, Catherine Ashton, ha declarado que con el arresto "pronto se acelerará el proceso de integración de Serbia a la UE".

Para el presidente francés, Nicolas Sarkozy, el arresto constituye "una etapa más en la integración de Serbia en la Unión Europea". El presidente de EE UU, Barack Obama, ha declarado que hoy "es un día importante para las familias de las víctimas de Mladic".

El ex presidente serbiobosnio, Radovan Karadzic, también juzgado hoy en La Haya por crímenes en Srbrenica, se ha mostrado "desolado" por la detención de Mladic.

Informe negativo del TPIY

El hecho de que el relato de la detención de Mladic se centre en el futuro de Serbia es significativo. Todos los enviados especiales comunitarios a los Balcanes han coincidido en el mismo extremo a lo largo del tiempo: la reconciliación será difícil, pero con Mladic en rebeldía, imposible. También llama la atención el hecho de que el militar, que llevaba una década burlando a sus captores, haya sido encontrado el día en que se conocía parte del informe elaborado por la fiscalía del TPIY sobre los esfuerzos para detenerle. De carácter periódico, dicho estudio volvía a calificar de "insuficientes" las maniobras de Belgrado para la captura, "una de las mayores obligaciones de Serbia".

No obstante y en un comunicado de prensa, el fiscal del TPIY, el belga Serge Brammertz, ha celebrado la captura de Mladic y ha afirmado que "reconoce el trabajo hecho por las autoridades serbias". "Hoy es un día importante para la justicia internacional", sigue la declaración de Brammertz. "El arresto de Ratko Mladic es una señal clara de que se haafianzado el compromiso con la justicia criminal internacional". El acceso serbio a la UE es un asunto político, pero las opiniones de Brammertz son relevantes. Sobre todo para países como Holanda, opuesta hasta la fecha a cualquier avance comunitario sin un arresto previo del prófugo. Esta vez, sin embargo, Belgrado ha encontrado a su presa, que deberá ser entregada lo antes posible.

Casi septuagenario, en la hoja de servicios de Ratko Mladic, el militar más brillante de su generación, destacan dos acciones calificadas como los peores delitos posibles: el genocidio y los crímenes contra la humanidad. El caso de Srebrenica se ha hecho tristemente célebre en la historia reciente de Europa. Las tropas a su mando asesinaron a cerca de 8.000 varones musulmanes en 1995 en una localidad protegida por cascos azules holandeses. La tragedia marcó a Holanda, acusada de no haber sabido defender a los civiles. De ahí la negativa sistemática de sus Gobiernos de atender la llamada de Belgrado a la UE mientras Mladic no apareciera.

Sarajevo y Srebrenica

Por otro lado, la relevancia de Srebrenica, el crimen de los crímenes, tal vez haya oscurecido algo los demás cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad. Pero el cerco de Sarajevo, que los resume, fue el peor de la historia moderna. Se prolongó durante cuatro años, y al final, la ciudad asediada sumó 12.000 muertos y 50.000 heridos. En conjunto, las acusaciones contra Mladic recogen "el plan de eliminar a todos los bosnios musulmanes, y a los croatas, del territorio de Bosnia Herzegovina".

Las últimas imágenes del antiguo general datan de 2009, cuando paseaba con su familia por la nieve y se dejó filmar en un vídeo casero. Su arresto cierra casi el círculo de prófugos internacionales. En 2008 fue detenido su jefe político, el ex presidente serbobosnio Radovan Karadzic. De modo que solo queda un fugitivo. Es el político serbio Goran Hadzic, que fuera presidente de la República Serbia de Krajina durante la guerra de Croacia. Se le acusa de crímenes de guerra y contra la humanidad. En especial, de la muerte de 250 pacientes croatas del hospital de Vukovar.