Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los talibanes atentan contra varios edificios oficiales de Kandahar para vengar la muerte de Bin Laden

Dos personas han fallecido y 29 han resultado heridas en el ataque a la oficina del gobernador regional

El presidente afgano Hamid Karzai ha confirmado a través de un comunicado que los atentados que se han producido este sábado contra edificios gubernamentales en Kandahar son una venganza de los talibanes por el ataque estadounidense a la residencia de Osama bin Laden en Abbottabad. El portavoztalibán Qari Yusuf Ahmadi ha reconocido que los insurgentes a los que se les atribuyen estas acciones forman parte de este grupo extremista, pero niega la tesis del Gobierno."No se trata de una represalia por la muerte de Bin Laden, las explosiones forman parte de nuestra ofensiva de primavera", ha explicado Ahmadi.

El ataque más grave tuvo como escenario la oficina del gobernador regional Tooryalai Wesa, donde han muerto dos personas y al menos 29 han resultado heridas. Allí se han podido escuchar una explosión y, minutos después, se producía la segunda en el oeste de la ciudad, según ha afirmado una fuente oficial.

Los insurgentes abrieron fuego desde el centro comercial donde se ocultaban contra las fuerzas de seguridad afganas, que trataban de abatirlos desde varios helicópteros que sobrevolaban la zona. Estos incidentes ocasionaron heridas a tres civiles que se encontraban en el recinto, según ha informado el portavoz de Wesa, Zalmai Ayoubi.

Estos incidentes llegan una semana después de que los talibanes advirtieran que iban a intensificar los ataques contra las fuerzas extranjeras desplegadas en Afganistán y contra representantes de las autoridades del país. Las amenazas se recrudecieron cuando Bin Laden murió a manos de un comando de fuerzas especiales estadounidenses en Pakistán. Kandahar, cuna de los talibán, ha sido el objetivo de varias atentados durante el último año. El mes pasado, un terrorista suicida vestido como un policía mató, detonando sus explosivos, al jefe de la Policía de Kandahar, el general Jan Mohamed Mujahid.