El Ejército sirio despliega tanques en la ciudad de Rastan

Cientos de detenidos son acusados de "degradar el prestigio del Estado" sirio por participar en las protestas contra el régimen de Bachar el Asad

El miedo a la represión sigue planeando en Siria. Un convoy de 30 tanques de la Guardia Republicana y hasta 70 camiones cargados de soldados han sido vistos hoy en la carretera de Damasco, según ha contado un testigo a Reuters.

"Cada camión tenía de 20 a 30 soldados. El convoy podía ir al norte en dirección de Homs o al sur en dirección a Dera ", ha dicho el testigo, un ex miembro del ejército sirio que no quería ser identificado. Los residentes han dicho que los tanques y vehículos blindados se habían desplegado desde esta mañana en el extremo norte de la ciudad de Rastan, a 20 km al norte de la ciudad de Homs, donde murieron 17 manifestantes por las protestas.

Este despliegue militar llegaría después de que cientos de detenidos hayan sido acusados de "degradar el prestigio del Estado" sirio, un cargo por el que podrían afrontar una pena de prisión de hasta tres años, por participar en las protestas democráticas contra el régimen de Bachar el Asad, según informa el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La mayoría de los acusados son personas que han sido detenidas en la oleada represiva de los últimos días, sobre todo manifestantes que participaron en la gran movilización opositora celebrada el pasado viernes tras la hora del rezo, en imitación a los Viernes de la Ira de Túnez y Egipto.

Las organizaciones humanitarias denuncian que en la última semana las fuerzas de seguridad han intensificado su campaña de detenciones masivas, que también incluye niños y ancianos, así como las golpizas a las víctimas de esta represión, una vez encarceladas. "Las detenciones masivas continúan en todo Siria, en otra violación de los Derechos Humanos y de las convenciones internacionales", ha dicho el director del observatorio, Rami Abdelrahman.

En Banias, al menos seis personas han sido detenidas por los disturbios del martes, después de que los agentes reprimieran la manifestación secundada por unas mil personas en el distrito suní de esta ciudad costera. Algunos residentes en los suburbios de Damasco han indicado que a lo largo de esta semana han aumentado los bloqueos a carreteras y los registros de viviendas. Aseguran que han visto a agentes vestidos de civil levantando barricadas en una carretera cercana a la localidad de Kfar Batna.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La oleada de detenciones comenzó la semana pasada, cuando la unidad del Ejército comandada por Maher el Asad, hermano del presidente, irrumpió con tanques y ametralladoras en la ciudad de Deraa, epicentro de las revueltas. Un funcionario de seguridad ha indicado que esta reacción gubernamental pretende evitar una manifestación masiva para el próximo viernes, único día de la semana en que se permiten concentraciones masivas con motivo del rezo.

"Están intentando evitar ese momento porque saben que el viernes será una nueva prueba. Al Assad ha decidido usar la violencia, no ha aprendido nada de las revoluciones de Túnez y Egipto", ha dicho a Reuters. En este contexto, las condenas internacionales a la violenta represión de las manifestaciones han aumentado en número e intensidad, hasta el punto de que algunos gobiernos occidentales como Alemania y Reino Unido estarían pensando en imponer sanciones económicas al régimen sirio, siguiendo el ejemplo de Estados Unidos.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS