Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Un tornado es como una peonza, impredecible"

Dos expertos explican el fenómeno que estos días ha causado cerca de 300 muertos, su carácter caprichoso y peligrosidad

Impredecibles, erráticos, caprichosos... Los tornados son una moneda al aire. "Los podemos intuir, pero no somos capaces de saber a ciencia cierta dónde atacarán y qué trayectoria seguirán", explica el experto Emilio Rey, fundador de Digital Meteo. Es lo que les convierte en el fenómeno más peligroso de cuantos se producen. "Los huracanes, por ejemplo, sabemos dónde pueden estar dentro de 24 o 48 horas, son como unos tráiler gigantes que no pueden parar en seco y darse la vuelta. Los tornados, en cambio, se parecen a una peonza. No sabes qué va a ser de ellos, son impredecibles", señala Rey.

En la tragedia de Estados Unidos, al carácter impredecible se ha sumado que la zona afectada es conocida como "el corredor de los tornados" (el Tornado Alley), la de mayor riesgo de planeta; que es la época de mayor actividad del año; y que esta vez se han formado con una furia poco común. De entre los casi 200 tornados detectados estos días, uno que ha afectado al estado de Misisipi ha sido el tercero de la historia del grado EF-5 (el mayor en la escala Fujita, que se mide por el nivel de destrucción).

Explicado científicamente, y pasado a limpio, "todo empieza cuando se juntan dos masas de aire: una caliente y húmeda, con otra fría y seca. Eso da lugar a una tormenta madura y muy intensa, llamada supercélula, que tiene una vida y un tamaño mayor de lo normal. Entonces, una corriente sube por la inestabilidad y otra baja, se mezclan y ahí se produce un giro del aire, el tornado", detalla Ana Casals, la delegada territorial de la Agencia Estatal de Meteorología de Madrid.

Siguiendo la comparación con los huracanes, estos suelen provocar más muertos porque afectan a zonas más grandes (su radio de acción es de cientos o miles de kilómetros), pero los tornados son más intensos dentro de su área. Llegan a alcanzar velocidades de 500 km/hora. En el EF-5 localizado en Misisipi se estima (nunca se llega a conocer con total precisión) que se alcanzaron los 400 km/h.

¿Y qué hacer cuándo a una persona le ataca un tornado? "Lo mejor es meterse en el sitio más interior de una casa, a ser posible, dentro de una bañera, tumbado y tapado con unas mantas. Desde luego, si te pilla sin estar a cubierto, te lleva por delante", afirma Rey. Toda precaución es poca para un fenómeno que arrasa con todo, como se ha podido observar estos días en Estados Unidos. "Lo peor, muchas veces, es todos los escombros que arrastra, ya que van volando a cientos de kilómetros por hora y se incrustan en las casas. Algunas viviendas terminan como un queso gruyère", añade el fundador de Digital Meteo.

España, por fortuna, queda lejos del nivel máximo de riesgo. Aunque haber tornados los hay, algunos no llegan a tocar suelo y, en el peor de los casos, ninguno ha superado en la escala Fujita la categoría de EF-3, la intermedia.