Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Yemen destituye a su Gobierno en respuesta a las protestas

La medida se produce tras la dimisión de tres ministros y de otros altos funcionarios por las medidas represivas

Cientos de personas rezan en el funeral de los 52 muertos tras las manifestaciones en Yemen del pasado viernes.
Cientos de personas rezan en el funeral de los 52 muertos tras las manifestaciones en Yemen del pasado viernes. MUHAMMED MUHEISEN (AP)

El presidente de Yemen, Ali Abdalá Saleh, ha respondido hoy a la creciente presión de la calle con la destitución del Gobierno en pleno. La medida se produce tras la dimisión de tres ministros y de otros altos funcionarios por las medidas represivas que ha adoptado para responder al movimiento popular por el cambio. Horas antes, el funeral colectivo por las víctimas del tiroteo del pasado viernes en Saná se convirtió en una expresión de ese descontento.

Todos los dirigentes de la oposición, diputados independientes y representantes de la sociedad civil participaron en las exequias. El clamor popular tras la matanza ha llevado a los opositores a cambiar su exigencia de reformas políticas por la dimisión de Saleh. Incluso el líder de su propia tribu le ha pedido que se vaya. Nuevas manifestaciones en Adén, Ibb, Taiz, Hodeida, Dhamar y el Hadramaut han reforzado hoy ese llamamiento.

De momento, Saleh no ha anunciado quiénes van a formar el nuevo Gabinete y, según la agencia oficial Saba, que dio la noticia, el Ejecutivo saliente se mantiene en funciones. Fuentes diplomáticas occidentales dudan de que el presidente vaya a introducir cambios suficientes para satisfacer a sus opositores. "Ha empezado la cuenta atrás", resume uno de los interlocutores consultados.

Poco antes, la ministra de Derechos Humanos, Huda al Ban, dijo que dejaba su cargo en protesta por el "horrible, cobarde y pérfido crimen" del viernes. El titular de Sanidad, Abdulkarim Rafi, que calificó lo ocurrido en la plaza de la Universidad de "crimen inaceptable y sin justificación", estableció en 44 los manifestantes muertos y 192 los heridos.

Al Ban era la tercera ministra que dimitía en los últimos días. Antes que ella lo hicieron los responsables de Turismo, Nabil al Faqih, y de Asuntos Religiosos, Hammud al Hattar. También dimitieron ayer la portavoz del Ministerio de Exteriores, Jamila Ali Raja, los embajadores de Yemen ante la ONU, Abdalá al Saidi, y en Líbano, Faisal Amin Abu al-Ras, el subsecretario del Ministerio de Derechos Humanos Ali Taysir, y el director del diario oficial del Gobierno, +Al Zaura+, Ali Naji al Raawi.

Además, 27 diputados y 47 miembros del partido gubernamental se han dado de baja. El Congreso General Popular tenía hasta ahora 170 de los 301 escaños del Parlamento.