Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gadafi desafía a la ONU y rechaza la acusación de crímenes de guerra

El líder libio concede una entrevista a una televisión serbia en la que asegura que no saldrá del país

Avance del levantamiento popular en Libia.
Avance del levantamiento popular en Libia. AGENCIAS / EL PAÍS

Muamar Gadafi ha lanzado de nuevo un mensaje al pueblo libio y ha insistido en que permanecerá en Libia a pesar de las protestas contra el régimen, de las que ha vuelto a responsabilizar a fuerzas extranjeras y a la red terrorista Al Qaeda, según una entrevista concedida por el dirigente a la televisión serbia Pink y grabada en Trípoli. Gadafi también ha rechazado la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU aprobada anoche en la que se insta al Tribunal Penal Internacional a investigar los presuntos crímenes contra la Humanidad cometidos por su régimen.

Los representantes de la ONU votaron unánimemente por una resolución que convierte a Muamar el Gadafi en un paria de la comunidad internacional, condenado por su crueldad, castigado con sanciones que lo aíslan del mundo y perseguido como un criminal que ha cometido delitos contra la humanidad. Es un paso de gran significado moral, aunque seguramente insuficiente para detener inmediatamente la brutal represión desatada contra la población libia.

"Estoy aquí, no me marcho", ha proclamado Gadafi desde Trípoli. El dirigente libio ha declarado además que los opositores son solo un "pequeño grupo" que ya se encuentra rodeado y que pronto serán derrotados. "La ONU no tiene derecho a entrometerse en los asuntos internos de otros países a menos que un país esté atacando a otro estado", ha recordado. En ese sentido, el dictador ha acusado al Consejo de Seguridad de "adoptar decisiones sobre la base de noticias de los medios de comunicación", por lo que le ha instado a abrir una investigación sobre la situación real en Libia.

"La gente de Libia me apoya. Los pequeños grupos de rebeldes están rodeados y se tratará con ellos", ha apuntado. "El Ejército y la Policía han intercambiado disparos con estos individuos, estas bandas, pero ha habido pocos muertos", ha dicho. En cualquier caso, Gadafi ha negado que en estos momentos se estén produciendo combates. "Ahora mismo no hay ningún incidente. Libia está en paz completa", ha asegurado.

Pink utiliza la estrecha la relación del expresidente serbio Lilic con Gadafi

La televisión serbia Pink es un canal de televisión privado serbio que pertenece al empresario Zeljko Mitrovic. Según la prensa serbia, Zeljko Mitrovic puso a disposición su jet privado al expresidente yugoslavo (1993-1997), Zoran Lilic, para que viajara a Trípoli y ayudara al canal a obtener una entrevista con Gadafi.

Lilic tiene estrechas relaciones con el coronel Gadafi desde hace años y fue en varias ocasiones a Trípoli en los años 1990 por Slobodan Milosevic, el presidente serbio de entonces. Serbia, uno de los países que antes conformaba la ex Yugoslavia, mantiene relaciones con Libia desde los años 1960, época durante la cual Belgrado y Trípoli eran miembros activos del movimiento de los No Alineados.

Saif el Gadafi: "Libia no es asunto de EE UU"

En la misma línea se ha pronunciado el hijo y consejero del líder libio, Saif el Gadafi, que ha insistido en la idea de que nadie en su familia va a abandonar Libia y que su país "no es asunto de Estados Unidos", en referencia a las palabras de Barack Obama de ayer sábado . "Nadie va a abandonar este país. Vivimos aquí, y moriremos aquí. Este es nuestro país. Los libios son nuestro pueblo. Y en lo que a mí respecta, creo que estoy haciendo lo correcto", ha anunciado Saif el Gadafi, el segundo hijo del dictador en una entrevista con la cadena ABC desde Trípoli.

Obama endureció ayer su postura ante Gadafi y afirmó que el líder libio debe abandonar "ahora" el país, después de haber perdido la legitimidad para gobernar al emplear la violencia contra su propio pueblo. "Primero de todo, no es un asunto de Estados Unidos. Segundo, ¿creen que es una solución? Por supuesto que no", ha respondido Gadafi, que ha subrayado que la mayor parte del país está "en calma" y que las acusaciones de que el Gobierno ha recurrido a la violencia contra los civiles son falsas.

"No hemos usado la fuerza. Enséñeme un solo ataque, una sola bomba. Las fuerzas libias solo han destruido los depósitos de munición. Eso es todo", ha insistido. El hijo de Gadafi ha recalcado que las informaciones que las últimas semanas hablaban de ataques y muertes de civiles libios a manos de las fuerzas gubernamentales son producto del "gran, gran hueco" que se ha creado "entre la realidad y las noticias de los medios de comunicación". "Todo el sur está en calma. El oeste está en calma. El centro está en calma. Incluso parte del este", ha asegurado.

Saif el Gadafi ha relativizado la importancia de las renuncias de diplomáticos libios en Estados Unidos, y del apoyo a los rebeldes por parte del embajador en Washington, Ali Aujali. "Somos víctimas de una falta de comunicación. Y ellos estaban bajo la influencia de una campaña mediática fuerte y bien organizada. Al fin y al cabo, son seres humanos", ha señalado.

Pedir la dimisión de Gadafi tampoco "es asunto" de esos diplomáticos, ha añadido, pues "son empleados que trabajan para el Gobierno". El hijo de Gadafi, educado en Londres y visto en los últimos años como la cara más occidental del régimen, reconoció que ha trabajado "muy duro para implementar muchas ideas" y reformar el país, pero "las cosas fueron mal". "Y ahora estamos en una situación difícil", ha agregado.

El programa This Week de la cadena ABC entrevistó también a otro hijo del líder libio, Saadi el Gadafi, un jugador de fútbol profesional menos involucrado en política que su hermano, que ha pronosticado un panorama desastroso en el caso de que su padre abandonara el poder. "Si él se marchara hoy, habría guerra. Guerra civil en Libia", ha sentenciado.

Las protestas masivas en Libia se están extendiendo "como una fiebre", ha agregado Saadi, que ha añadido que "nadie puede detener ni controlar" ese "terremoto", puesto que los manifestantes "creen que están defendiendo la libertad".