Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro muertos y varios heridos en nuevos choques violentos en Yemen

Opositores y partidarios del Gobierno de Saná se enfrentan en las calles de la capital y en Adén en el séptimo día de protestas consecutivas en el país árabe

La violencia se ha apoderado de nuevo este jueves de las calles de la capital yemení. Al menos 40 manifestantes han resultado heridos en los enfrentamientos entre partidarios del Gobierno y opositores, en el séptimo día consecutivo de protestas que buscan la salida del presidente Alí Abdulá Saleh, que lleva 32 años en el poder. Mientras en un primer momento un funcionario municipal de Adén informó de un muerto en la ciudad y de ocho heridos, fuentes sanitarias aumentan esas cifras. Según fuentes de dos hospitales de Adén, recogidas por la agencia Reuters, han fallecido cuatro personas por heridas de bala y hay 17 heridos después de que la policía dispersara lanzando disparos al azar una manifestación antigubernamental de unas 3.000 personas.

Los enfrentamientos se han producido tras la muerte el miércoles de dos manifestantes después de que la policía abriera fuego para dispersar una concentración de medio millar de personas en Adén.

Este jueves unos 800 partidarios del presidente, armados con dagas y palos se han enfrentado con unos 1.500 manifestantes antigubernamentales, que han respondido lanzando piedras. "No nos detendremos hasta que caiga este régimen. Hemos sido pacientes durante demasiado tiempo", afirma el estudiante Salá Abdul. Los jóvenes en las calles han expresado su malestar por la corrupción y el creciente desempleo en un país donde el tercio de su población padece hambre crónica y el 40% vive con menos de dos dólares al día.

Según un reportero de Reuters, unas pocas decenas de policías se encontaban presentes en el momento de los enfrentamientos, pero solo han realizado disparos al aire y no han intentado separar a ambos bandos. Los enfrentamientos se han extendido varias horas, según testigos citados por The New York Times. "Queremos que Obama se lleve a Saleh y lo encierre en un hotel en Estados Unidos", decía un joven manifestante desempleado.

En Taiz también han salido miles de personas a la calle y han tomado la plaza central de esta ciudad del sur del país.

El líder yemení, un aliado de Washington en la lucha contra el ala de Al Qaeda en Yemen -responsable de los últimos intentos de atentados con bombas en aviones de pasajeros y de carga- afronta una revuelta que comenzó hace casi un mes, pero que ha arreciado en la última semana. Los manifestantes, principalmente jóvenes, han desoido las promesas de Salehde no presentarse más a elecciones presidenciales y de no ceder el poder a su hijo.

Los analistas sostienen que una revuelta en Yemen puede que no lleve a una caída del Gobierno en el corto plazo, pero sí a un derramamiento de sangre en un país donde una de cada dos personas posee un arma de fuego. La coalición de oposición, que en un principio ha convocado las protestas, ha acordado mantener conversaciones con Saleh y ya no organiza las manifestaciones, pero los jóvenes han tomado el relevo y están propagando el llamamiento a través de mensajes de texto y Facebook.

La UE ofrece apoyo para impulsar reformas

El polvorín levantado por la ola de cambio en el mundo árabe, que comenzó en Túnez y continuó en Egipto con la caída de los presidentes de ambos países tras varios años en el poder está generando gran inquietud también en Europa. Hoy en Bruselas, la alta representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha condenado "firmemente" la muerte de varios manifestantes en Yemen, ha instado "a la calma y la contención" en el país del Golfo Pérsico y ha ofrecido el apoyo de la UE al Gobierno de Saná para impulsar reformas políticas y económicas en el país.

"La expresión pacífica de las preocupaciones del pueblo debe cumplirse a través del diálogo. El diálogo nacional genuino, global e inclusivo es la única manera de avanzar y realizar progresos en reformas políticas, económicas y sociales", ha manifestado Ashton a través de su portavoz, Maja Kocijancic, en un comunicado.