Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ministra francesa de Exteriores se tambalea con nuevas revelaciones sobre sus vacaciones en Túnez

Los padres de la ministra aprovecharon la estancia en el país norteafricano para comprar acciones de una sociedad inmobiliaria de Aziz Miled, perteneciente al clan de Ben Ali

La encendida polémica sobre las vacaciones navideñas en Túnez de la ministra francesa de Asuntos Exteriores, Michèlle Alliot-Marie, cuando ya había prendido la revuelta que derrocó al dictador Ben Ali, sigue creciendo con nuevas revelaciones que cuestionan cada día más el comportamiento de este miembro clave del Gabinete de Sarkozy. El semanario Le Canard Echaîné publica en su edición de hoy el, hasta ahora, último capítulo: los padres de la ministra -que le acompañaron en el viaje- aprovecharon la estancia para comprar acciones de una sociedad inmobiliaria de Aziz Miled, el hombre de negocios acusado de pertenecer al clan de Ben Ali que prestó su avión privado a la familia de Alliot-Marie en sus desplazamientos en Túnez.

El dos de febrero, el mismo semanario descubrió el episodio del avión privado. Entonces, Alliot-Marie admitió un viaje, adujo que se habían encontrado con Aziz en el aeropuerto de Túnez, que éste les había ofrecido su jet para alcanzar más rápidamente la estación turística de Tabarka y que, simplemente, lo habían aceptado. Posteriormente se supo que los padres de la ministra, la ministra, y su compañero sentimental (Patrick Ollier, también ministro) habían aprovechado del avión privado de Aziz para una excursión. La revelación de hoy añade aún más gasolina al fuego que chamusca ya la reputación y la credibilidad de una ministra de la que la oposición lleva pidiendo la dimisión día a día durante dos semanas.

El padre de Alliot-Marie, Bernard Marie defiende a su hija asegurando que el negocio, por valor de 325.000 euros, es un asunto "que no tiene nada que ver con la ministra". "Ella estaba y está completamente aparte", añade.

El diario Mediapart asegura, por su parte, que durante su estancia en Túnez, la ministra francesa habló por teléfono con Ben Ali. "Fue una breve conversación telefónica, como hace con muchos otros jefes de estado o ministros de Asuntos Exteriores", explicó a la agencia France Presse un miembro de su Gabinete. La noticia no tendría nada de relevante si no fuera porque Alliot-Marie, pocos días después de que se supiera de sus desplazamientos en el avión privado de Aziz, llegara a asegurar, para justificarse, que mientras ella está de vacaciones, no es ministra "sino la ciudadana Alliot-Marie". Posteriormente se retractó de sus palabras con otra frase que dio que hablar: "La comunicación no es lo mío".