Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atentado terrorista en Rusia

Al menos 35 muertos en un atentado suicida en el principal aeropuerto de Rusia

Una explosión sacude la salida del área de llegadas de vuelos internacionales de Domodédovo, en Moscú.- Hay unos 130 heridos

Al menos 35 personas han muerto a raíz de una explosión en el aeropuerto de Domodédovo en Moscú (Rusia). Todo apunta a que se ha tratado de un atentado suicida, según fuentes policiales. Hay unos 130 heridos, de los cuales 20 están en estado grave, según el Ministerio de Salud. El presidente Dmitri Medvédev ha asegurado que se trata de un acto terrorista y que sus autores serán castigados. Ha declarado máxima alerta en las terminales de aeropuertos, estaciones de trenes y otros medios de transporte en todo el país.

El siniestro se ha producido a las 16.40 hora local (14.40 hora peninsular) en la zona de llegadas de vuelos internacionales de Domodédovo, el principal aeropuerto de la capital rusa y el de mayor tráfico del país. En un principio, se había informado de que la explosión ocurrió en el interior de la sala de recogida de equipajes de los vuelos internacionales, pero después se aclaró que el atentado se produjo a la salida del área de espera de la zona de llegadas internacionales, cubriendo la sala de un espeso humo.

Las fuerzas de seguridad han acordonado la zona y procedido a la evacuación de las instalaciones. Un testigo citado por la BBC, Mark Green, quien acababa de llegar a Moscú cuando se produjo la explosión, ha contado: "Estábamos caminando a través de la salida en la sala de llegadas hacia el coche, y hubo una poderosa explosión, un enorme ruido, no sabíamos que era una explosión en ese momento y mi colega y yo nos miramos y dijimos, Jesús eso sonó como un cochebomba o algo así, porque el ruido, literalmente, nos sacudió".

Otro testigo, que ha hablado a la radio Russkaya Sluzhba Novostei y citado por The Guardian cuenta que escuchó el estallido cuando estaba fuera del aeropuerto, esperando por un coche. "Hubo una explosión. Luego vi a un policía cubierto de pedazos de cuerpo y de sangre. Gritaba 'he sobrevivido, he sobrevivido'", cuenta el testigo, llamado Viktor.

Según la agencia estatal Itar-tass, desde las 14.00 horas hasta que ocurrió la explosión pasajeros procedentes de unos dos docenas de vuelos internacionales, entre ellos de Nueva York, Londres, El Cairo, Dubai, Munich, Hambrugo o Tokio, podrían haber estado en el área donde ocurrió el ataque, no muy lejos del restaurante Asia Café. La prensa rusa señala que entre las víctimas hay un ciudadano británico, uno francés y uno italiano, entre otros extranjeros. Una fuente de policía ha dicho que la fuerza de la explosión equivale a entre 5 y 10 kilos de TNT.

Según las últimas informaciones de la prensa rusa, la explosión ha sido provocada por un suicida 'caucásico', por lo que habría que buscar nuevamente la pista chechena o, mejor dicho, fundamentalista. La guerrilla islámica en la que además de chechenos participan otros pueblos caucásicos de Rusia ha recibido duros golpes en los últimos años, pero, aunque debilitada, todavía es capaz de organizar periódicamente sangrientos atentados.

La agencia Interfax, citando a fuentes de seguridad rusas, informa de que se ha hallado la cabeza del supuesto suicida, un hombre de entre 30 y 35 años y quien posiblemente activó el artefacto explosivo.

Máxima alerta

El primer ministro ruso, Vladímir Putin, ya ha sido advertido de este suceso ocurrido en el aeropuerto que se encuentra unos 40 kilómetros al sureste del centro de Moscú. Mientras el presidente Medvédev ha advertido, en sus primeras declaraciones tras el atentado, de que los autores del ataque serán perseguidos y castigados. Medvédev se ha reunido de urgencia con el fiscal general, el jefe del comité de investigación y con el ministro de transporte, según informa el Kremlin. El presidente ha ordenado que se ponga un marcha un "régimen especial" de seguridad en "todas las terminales de aeropuertos, trenes y principales medios de transporte".

Medvédev ha ordenado la creación de un grupo especial que investigue el atentado. "El alcalde de Moscú y el gobernador de la región ya están dirigiéndose hacia allí con mis instrucciones", ha dicho Medvédev. "Es necesario llevar a cabo todas las pesquisas necesarias para obtener la información de forma rápida mientras el rastro aún está caliente", ha agregado.

El presidente, que ha retrasado un viaje a Davos, ha ordenado además a las agencias pertinentes que descubran por qué las leyes diseñadas para garantizar la seguridad no han sido cumplidas apropiadamente en este caso.

Tras la explosión, las autoridades han elevado el nivel de vigilancia en los aeropuertos y en el metro de Moscú, donde la policía está realizando controles. El aeropuerto moscovita de Sheremetyevo y el de Pulkovo, en San Petersbrgo, han reforzado sus medidas de seguridad tras el atentado, según informa la agencia de noticias local RIA Novosti. El aeropuerto de Sheremetyevo ha procedido, además, a recibir parte de los aviones que tenían prevista su llegada al de Domodédovo, evacuado parcialmente por las fuerzas de seguridad tras el estallido.

El vuelo de Iberia IB3810, que tenía previsto aterrizar en el aeropuerto de Domodédovo a las 17.15 hora rusa, ha sido desviado al aeródromo de Vnukovo -al oeste de Moscú- a las 18.05, han informado a EL PAÍS, fuentes de la empresa. El vuelo con 102 pasajeros ha aterrizado sin inconvenientes. Iberia ha confirmado la salida de su próximo vuelo a ese aeropuerto esta noche a las 23.45, una vez que Domodédovo ha regularizado sus operaciones de llegadas de vuelos internacionales.

De momento, la Embajada española en Moscú no tiene información de si hay algún nacional entre las víctimas. Lo que sí han confirmado es que el personal de Iberia en el aeropuerto atacado se encuentra bien, según la Consejería de Información de la Embajada española.

Otros atentados

El Domodédovo de Moscú no es ajeno a los atentados con explosivos. En 2004, dos milicianos chechenos provocaron el estallido en el aire de dos aviones que habían partido de ese aeropuerto. En este doble atentado, que originó una modificación de las medidas de seguridad, murieron 90 personas.

El año pasado, la capital rusa sufrió el peor atentado de su pasado reciente cuando dos mujeres procedentes de la región de Daguestán se inmolaron en el metro de la capital rusa y causaron 40 muertos.