Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel calcula que tardará una semana en extinguir el fuego

La policía israelí ha confirmado la detención de dos jóvenes hermanos, supuestamente relacionados con el incendio

El monte Carmelo, en el norte de Israel, arde por tercer día consecutivo en el mayor incendio de la historia del país. Los bomberos israelíes estiman que podrían tardar hasta una semana sofocar el fuego que se ha cobrado 41 vidas y ha calcinado 4.000 hectáreas de terreno forestal, según recoge el diario Haaretz . La policía consideró sin embargo que el fuego podría estar bajo control en las próximas 48 horas. Por el momento, se desconocen las causas del siniestro, a pesar de que dos personas han sido detenidas dentro de la investigación.

Aviones y helicópteros de media docena de países luchan desde el aire contra las llamas. Aparatos de otra media docena de países, incluida España, tienen previsto sumarse en las próximas horas a los trabajos de extinción, después de que el Ejecutivo israelí reconociera la falta de medios para sofocar el fuego y pidiera auxilio a la comunidad internacional. Pero ni siquiera la numerosa presencia de equipos internacionales ha logrado reducir el incendio.

Mientras los equipos de extinción se esfuerzan por reducir el gigantesco incendio durante el día, cuando llega la noche, los vientos avivan las llamas y la superficie afectada vuelve a extenderse, según explicaron hoy los bomberos en una conferencia de prensa en Haifa, la tercera mayor ciudad del país y próxima a la zona de la catástrofe. La dirección en la que sople el viento determinara además las próximas evacuaciones.

El fuego desatado el pasado jueves ha forzado la evacuación de 17.000 residentes de la zona, algunos de ellos a la fuerza. Hoy, las llamas se han apoderado de Ein Hod, una conocida localidad poblada por artistas israelíes.

La mayoría de las víctimas mortales son guardas de prisión que murieron atrapados en un autobús cuando acudieron al rescate de medio millar de reos, encerrados en una cárcel situada en la zona de la catástrofe.

A pesar de que los bomberos hablaron hoy de un ligero "debilitamiento" del incendio, evitaron triunfalismo alguno ante un incendio más difícil de dominar de lo inicialmente previsto.

La policía israelí ha confirmado la detención de dos jóvenes hermanos, supuestamente relacionados con el incendio, pero también ha indicado que la investigación sobre el origen del fuego continúa abierta y que no descartan que pudiera tratarse de una negligencia.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha visitado hasta tres veces el lugar de la catástrofe desde el pasado jueves. El propio Netanyahu llamó a partir del jueves a los jefes de Estado y de Gobierno de más de una quincena de países para pedirles ayuda.

Grecia, Chipre, Turquía, Rusia, Francia, Reino Unido, Suiza, España, Estados Unidos y Alemania han aportado aviones y helicópteros. Otros países han contribuido con camiones y equipos de bomberos.

El socorro internacional ha supuesto el reestablecimiento de contactos diplomáticos poco usuales para Israel en los últimos tiempos. A destacar, la conversación telefónica "cálida y amigable", que han mantenido Netanyahu y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, quien ofreció a los israelíes la ayuda que fuera necesaria. La comunicación entre ambos dirigentes se truncó el pasado mes de diciembre, cuando las negociaciones entre israelíes y palestinos encallaron una vez más a causa de la expansión de los asentamientos judíos en los territorios ocupados.

Turquía, el país cuyas relaciones diplomáticas con Israel se volvieron gélidas tras el asalto a la flotilla de la Libertad el pasado mayo, ha enviado dos aviones apagafuegos.