Elecciones legislativas en EE UU

El Obama republicano llega al Congreso

Marco Rubio inicia su ascenso a Washington al derrotar a sus dos contrincantes en el escaño al Senado por Florida

Marco Rubio inició el 2 de noviembre su ascenso meteórico a Washington al derrotar a sus dos contrincantes por el escaño al Senado de Florida. Hace dos años era un desconocido presidente de la Cámara de Representantes de Florida, un joven político idealista que nadaba contracorriente en un Estado donde los republicanos que triunfaban se caracterizaban por ser conservadores en lo económico y moderados en lo social. Rubio no era así. Apasionadamente antiabortista, defensor del concepto tradicional de familia, proponente de una reducción del gasto público y de un rearme de la nación, reunía todas las condiciones para convertirse en un líder para el movimiento ultraconservador del Tea Party.

Más información

A sus 39 años, Rubio, será el segundo senador más joven del Capitolio, y uno de los dos hispanos en ocupar un escaño, junto al demócrata por Nueva Jersey Robert Menendez, también de origen cubano-americano. Sus padres nacieron en Cuba, y emigraron a EE UU, en donde nació Rubio en 1971. Pasó su infancia en Las Vegas. Estudió Ciencias Políticas y se doctoró en Derecho. En 2000 entró en política, por medio de la Cámara de Representantes de Florida. En las elecciones presidenciales de 2008 dio su apoyo al reverendo Mike Huckabee, que perdió las primarias frente a John McCain.

Rubio es un hombre de familia. Está casado con Jeanette Dousdebe, que fue animadora de los Miami Dolphins y con la que tiene cuatro hijos. Vive con ellos en la zona metropolitana de Miami, cuna del exilio cubanoamericano. Ahora puede seguir, calcados, los pasos de Barack Obama: dos años en el Senado y una candidatura a las primarias presidenciales en 2012. Hay, sin embargo, un asunto turbio que puede impedirle un éxito fácil: su principal contrincante en las primarias, el independiente Charlie Crist, le ha acusado de gastar 16.000 dólares de fondos del Partido Republicano en asuntos personales, como reformas del hogar o comidas familiares. Un miembro del Partido Republicano de Tampa, Chris Ingram, le reveló al Miami Herald en noviembre que disponía de información que demostraba que había invertido alrededor de 5.000 dólares en reformar los suelos de su cocina.

La derrota de un moderado

A Charlie Crist le dio la estocada un abrazo con Barack Obama. En 2009 ambos políticos comparecieron conjuntamente en un mitin para promocionar el plan de estímulo económico. En el escenario, ambos se saludaron efusivamente. Crist ya tenía en mente abandonar en Gobierno de Florida, que ocupaba desde 2007, y presentarse al Senado, al escaño que dejaba vacante el cubanoamericano Mel Martínez. A Crist parecía acompañarle la suerte: era un gobernador muy popular, con fama de moderado, cuyo nombre sonaba como candidato a la vicepresidencia junto a John McCain en 2008. La fuerza del Tea Party, sin embargo, creó una marea política contra Obama y, por asociación, contra él. En las encuestas sobre las primarias comenzó con una ventaja de 30 puntos sobre su contrincante, Marco Rubio. En cuestión de meses se desplomó y acabó dejando el Partido Republicano. Se presentó a las elecciones como independiente y, según diversos medios locales, llegó a prometerle a Bill Clinton que votaría con el Partido Demócrata si llegaba al Senado, a cambio de que el candidato de ese partido se retirara y le dejara vía libre para detener a Rubio. Su intento de presentarse como un moderado contra el embiste radical del Tea Party ha resultado un fracaso político.

Lo más visto en...

Top 50