Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena perpetua para un policía griego por matar a un joven en las protestas de 2008

La muerte de Alexis Grigorópulos desencadenó una ola de disturbios que paralizó Grecia durante varias semanas

Un tribunal griego ha declarado hoy a un agente de la policía culpable por la muerte a tiros de un menor de edad hace dos años en un conflictivo barrio de Atenas, un delito por el que ha sido sentenciado a cadena perpetua. La muerte de Alexis Grigorópulos, de 15 años de edad, desencadenó en diciembre de 2008 una ola de disturbios sociales que paralizaron la vida pública de Grecia durante varias semanas.

El agente Epaminontas Korkoneas, de 40 años, ha sido declarado "culpable de asesinato intencionado y con propósito". Posteriormente, se ha conocido la sentencia: cadena perpetua. Su colega, Vasilis Saraliotis, ha sido declarado culpable de "colaboración" en el crimen, por lo que afronta entre 10 a 20 años de cárcel. "Todos somos víctimas y yo me muero cada día", ha dicho Korkoneas al final del juicio, mientras que Saraliotis ha rechazado ser culpable de los actos de su colega.

El barrio ateniense Exarhia, donde sucedió el incidente, es punto de encuentro de elementos radicales y antisistema, que hasta hace poco se enfrentaban a diario con las fuerzas del orden. El juicio de este polémico caso se celebra en la ciudad de Amfisa, a 300 kilómetros de Atenas, con el propósito de "aliviar la tensión" y desalentar a elementos radicales a concentrarse en las afueras del tribunal.