Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israelíes y palestinos mantienen el diálogo pese al escollo de las colonias

Hillary Clinton supervisa en Egipto la segunda ronda de conversaciones del proceso de paz, reiniciado a principios de mes en Washington

Israelíes y palestinos han reanudado hoy en el balneario egipcio de Sharm el Sheik el diálogo de paz que arrancó a primeros de mes en Washington tras 20 meses de parón. La segunda ronda de conversaciones, tras el encuentro que mantuvieron el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abbas, ha estado auspiciada por la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, y ha permitido constatar que el proceso marcha "en la dirección correcta", según ha informado el enviado estadounidense para Oriente Próximo, George Mitchell. El tema de los asentamientos judíos en Cisjordania sigue apareciendo como principal obstáculo, aunque ambas partes han acordado seguir negociando para mantener el objetivo de alcanzar un acuerdo sobre los "asuntos fundamentales" en el plazo de un año.

Cree el diplomático estadounidense que tanto Abbas como Netanyahu se han embarcado "en serio" en las conversaciones, con ambas partes comprometidas en el "objetivo común de dos estados para dos pueblos". No ha querido entrar demasiado Mitchell en el tema de las colonias, tan sólo para reiterar la posición estadounidense a favor de que Israel prorrogue la congelación en la construcción y ampliación de asentamientos que espira el 26 de este mes, postura que ya había expresado Clinton de camino a Egipto. "Tiene sentido" mantener la moratoria ha manifestado el enviado especial. No parece fácil, habida cuenta que Netanyahu, cuyo Gobierno depende de partidos ultras partidarios de las colonias, ya ha avisado de que no renovará la moratoria sobre la construcción de colonias que expira el próximo día 26, aunque limitará la construcción de nuevas viviendas. Por su parte, los palestinos exigen el cese de toda actividad de construcción para seguir negociando.

Pese a estas posturas, la cita de hoy ha servido para que ambas partes acuerden seguir negociando. De hecho, Netanyahu y Abbas mantienen la intención de culminar las negociaciones -incluyendo los asuntos más espinosos, como las fronteras, los refugiados o Jerusalén- en el plazo de un año. Así lo ha expresado Mitchell, el único que ha comparecido en rueda de prensa. No ha habido noticias sobre el asunto de las colonias, aunque Mitchell se ha mostrado optimista. "Abbas y Netanyahu siguen de acuerdo en que estas negociaciones, cuyo objetivo es resolver todos los asuntos fundamentales, pueden ser completadas en un año", ha dicho. "Hoy, las partes han comenzado una discusión seria sobre los asuntos fundamentales", ha dicho, para continuar mañana en Jerusalén con la participación de Clinton. Habrá más reuniones al máximo nivel, pero tanto israelíes como palestinos quieren mantener confidenciales los detalles del diálogo.

Clinton y Mitchell intentan que, pese al espinoso asunto de las colonias, el proceso no descarrile apenas comenzado ya que su jefe, Barack Obama, se ha jugado gran parte de su capital político en el proceso en un momento muy complicado de su mandato. De camino hacia Egipto, ha declarado que ambas partes deben resolver sus disputas sobre los asentamientos israelíes en una zona en la que los palestinos quieren edificar su Estado. "Para mí, es una elección simple: sin negociaciones, no hay seguridad [para Israel] y no hay Estado [para los palestinos]", ha dicho.

En tal situación, no se esperaban grandes avances en la cita de hoy. En la agenda del día, Clinton se ha reunido con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, para recibir después por separado a Netanyahu y Abbas, antes de citarlos a los dos juntos en una reunión a tres bandas que tendrá continuación mañana en Jerusalén. En las conversaciones de esta semana, además de los asentamientos, está previsto que israelíes y palestinos negocien sobre cómo seguir las negociaciones -estructura, plazos y orden de los temas a tratar. La seguridad es lo que más preocupa a Israel mientras que las fronteras de su futuro Estado son tema clave para los palestinos.