Blair, recibido con huevos y zapatos en una librería en Dublín

Manifestantes contrarios a la guerra protestan a la llegada del ex primer ministro a una firma de ejemplares de sus memorias

Un lluvia de huevos y zapatos ha recibido a Tony Blair cuando el ex primer ministro británico acudía esta mañana a la firma de ejemplares de sus memorias, A Journey, en una céntrica librería de Dublín. Ninguno de los proyectiles lanzados por un grupo de manifestantes antibélicosha alcanzadoal político laborista, gracias al cordón policial desplegado en la O'Connell Street, principal arteria comercial de la capital irlandesa.

Si la primera comparecencia pública de Blair desde la salida al mercado de su libro -el pasado miércoles- concitó la presencia de dos centenares de activistas contra las guerras de Irak y Afganistán, superior fue el número de clientes que acudieron a la librería Easons. Unas300 personas aguardaron pacientemente en la cola para adquirir una copia y conseguir la firma del autor, mientras al otro lado de la calle y separados por una barrera de seguridad los manifestantes clamaban contra el "dinero manchado de sangre" que reportará las memorias. Tres de elloshan sidoarrestados después de que se enfrentaran a la policía irlandesa.

Más información

El que fuera inquilino de Downing Street a lo largo de una década (1997-2007) ha anunciado que donará los más de cuatro millones de libras percibidos por la obra a la Real Legión Británica, volcada en la rehabilitación de los soldados. El gesto no ha sido bien recibido por quienes denuncian al hombre que condujo al Reino Unido a participar en la intervención militar en Irak, una decisión de la que nunca se ha arrepentido, tal como escribe en A Journey.

La venganza contra Brown

Las memorias políticas más esperadas de los últimos años conforman un recorrido por los tres mandatos consecutivos de Blair, los ataques terroristas del 11-S, la muerte de Diana de Gales y las negociaciones que sellaron la paz en Irlanda del Norte. El antiguo mandatario se deshace en elogios hacia el ex presidente americano George Bush, a quien tilda de "un idealista", y declara su admiración por el español José María Aznar, un "tipo duro", según sus propias palabras. En uno de los capítulos más polémicos, se despacha a gusto contra su sucesor en el cargo, Gordon Brown, a quien acusa de ser el responsable de la derrota laborista en las elecciones del pasado mayo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Después del tenso aperitivo que ha supuesto el acto promocional de Dublín, Tony Blair se dispone a repetir la experiencia en una librería de Londres el próximo miércoles, entre draconianas medidas de seguridad que pretenden evitar nuevos incidentes.

El ex primer ministro británico entra en la librería Eason (Dublín), después de que manifestantes contrarios a la guerra le lanzaran huevos y zapatos.
El ex primer ministro británico entra en la librería Eason (Dublín), después de que manifestantes contrarios a la guerra le lanzaran huevos y zapatos.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción