Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los incendios costarán miles de millones de euros a Rusia

Los análisis de dos bancos cifran las pérdidas en más de 450.000 millones de rublos

Un bombero hace frente a las llamas en las afueras de Kustarevka, en la región de Ryazan, a 340 kilómetros al sur de Moscú.
Un bombero hace frente a las llamas en las afueras de Kustarevka, en la región de Ryazan, a 340 kilómetros al sur de Moscú. REUTERS/ Denis Sinyakov

Los incendios están costando a Rusia miles de millones. Analistas de los bancos HSBC y Uralsib han calculado que las pérdidas causadas por los incendios forestales alcanzan como mínimo 450.000 millones de rublos, lo que equivale a un poco más de 11.385 millones de euros. Mientras tanto, los siniestros continúan en el país, pero Moscú por fin ha podido respirar con alivio: el humo se ha disipado y el sol alumbra la ciudad. Lo malo es que sigue habiendo altas temperaturas, cercanas a los 35 grados.

Los especialistas de ambos bancos fueron consultados por el prestigioso diario Kommersant, quienes llegaron a la conclusión de que a causa de los incendios el incremento del PIB se verá reducido este año en un 1%, lo que equivale a la pérdida de más de 11.000 millones de euros.

Vladímir Zajárov, director del Instituto de Desarrollo Sostenible, considera que los gastos para neutralizar las consecuencias de los incendios y de la sequía -que provocará una sustancial caída de la cosecha de cereales este año- "pueden ser incluso superiores a los destinados a terminar con la fuga de petróleo en el golfo de México".

Mientras tanto, las cifras de aumento de la mortalidad dadas ayer por el departamento de Sanidad del Ayuntamiento moscovita, han sido corraboradas hoy por el Registro Civil capitalino. Así, si en julio de 2009 fallecieron 9.516 personas en Moscú, el mes pasado murieron 14.340. Ayer dijeron que, si en tiempos normales morían en la capital diariamente entre 360 y 380 personas, últimamente hay unas 700 muertes al día. Estas cifras fueron recibidas de uñas por el Ministerio de Salud federal, que las puso en duda y exigió "explicaciones". Muchos atribuyen este alza de la mortalidad a la inusitada ola de calor que golpea a Moscú, unida al humo que ha disparado los niveles de contaminación en esta urbe de unos 12 millones de habitantes.

Los incendios forestales son un problema recurrente en Rusia; en 2009 también los hubo y abarcaron una extensión no menor a la de este año. Pero ahora los siniestros han afectado a Moscú, debido al humo que el viento sudeste ha traído a la ciudad. Además, a diferencia de 2009, este año las llamas han arrasado poblados y aldeas e incluso han amenazadoinstalaciones nucleares.

Pero algunos observadores sostienen que el que la capital se haya visto afectada puede tener su lado positivo, ya que quizás el Gobierno -que en los años anteriores destruyó el sistema de prevención de incendios y que miraba tranquilamente como las llamas consumían su riqueza forestal- elabore ahora un nuevo programa para defender de las llamas a los bosques que posee Rusia.

En estos momentos hay todavía 557 incendios activos en Rusia, que abarcan una superficie superior a las 174.000 hectáreas.