Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mal salto de la ballena

Un cetáceo cae sobre un yate que navega en aguas sudafricanas sin causar víctimas

Momento en el que la ballena franca austral (Eubalaena australis) intenta saltar por encima del yate IntrepidLa ballena rompió el mástil pero no hirió a nadie (Ampliar foto). EFE

El yate Intrepid navegaba el pasado 18 de julio por aguas sudafricanas, capitaneado por Ralph Mothes, de 59 años; a bordo le acompañaba Paloma Werner, 50 años, su novia y socia en los negocios que regenta.

El buque surcaba las aguas de Hermanus, un destino turístico muy popular situado a 80 millas al este de Ciudad del Cabo, cuando la pareja observó a unos 100 metros de distancia como un ballena austral (Eubalaena australis) pegaba saltos. "Casi no teníamos viento", cuenta la pareja en el Daily Mail , "así que no pudimos alejarnos".

El cetáceo enfiló entonces hacia el velero, e intentó sobrepasarlo dando un salto. El mamífero cayó de bruces y de panza sobre la embarcación. "Gracias a Dios que el casco estaba hecho de acero y no de fibra, porque sino habríamos estado perdidos", cuenta al mismo diario Ralph Mothes, que salió ileso, junto a su pareja, del accidente. El animal rompió el mastil y los dos ocupantes salieron ilesos.

Las autoridades sudafricanas investigan si la ballena fue hostigada por los ocupantes del yate o por otra embarcación, ya que testigos presenciales aseguran haber visto a una zodiac persiguiendo al animal momentos antes del salto infructuoso.