Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Kremlin humilla al presidente de Bielorrusia

La televisión rusa acusa a Lukashenko de ser un pérfido dictador que medra a costa de Moscú

En una maniobra sin precedentes, el Kremlin utilizó la televisión para poner de vuelta y media y difundir graves acusaciones contra Alexandr Lukashenko, el presidente de Bielorrusia, país que es el principal aliado de Moscú y que formalmente está en proceso de construir un Estado común con Rusia.

Lukashenko fue presentado como un dictador, simpatizante de Hitler y sospechoso de la desaparición y muerte de sus principales oponentes políticos en un documental emitido por NTV. Este canal está controlado por Gazprom, el monopolio exportador de gas ruso (controlado por el Estado), y sometido al control del Kremlin, al igual que las otras cadenas de difusión estatal. Lukashenko, que se resiste a las subidas del precio del gas, se enfrentó en junio a Gazprom, lo que afectó a los suministros europeos durante varios días. Por Bielorrusia pasa una quinta parte del gas que Rusia exporta a Europa.

Los medios de comunicación rusos habían escrito ya sobre las sospechas que pesan sobre el jefe del Estado bielorruso por la muerte del ex vicejefe del parlamento, Guenadi Karpenko, y las desapariciones y muertes del ex ministro del Interior Yuri Zajarenko, el vicejefe del parlamento Víctor Gonchar, del periodista Dmitri Zavadski, así como del empresario Anatoli Krasovski. Sin embargo, es la primera vez que una cadena de televisión de difusión estatal rusa se hace eco de ellas y las difunde conjuntamente con todo lujo de detalles.

El documental, no anunciado previamente, fue emitido en vísperas de la cumbre que el presidente ruso, Dmitri Medvédev y sus colegas de Kazajistán y Bielorrusia, Nursultán Nazarbáyev y Alexandr Lukashenko, celebraron hoy lunes en Astaná, la capital de Kazajistán. Allí, los tres dirigentes firmaron el código aduanero, que entra en vigor el martes 6 de julio y que es la base de una unión aduanera que de momento tiene carácter trilateral. Kazajistán y Rusia se habían puesto de acuerdo ya el pasado 1 de julio, pero Bielorrusia demoró su incorporación tras haberse enzarzado en una agria disputa sobre precios y tarifas con Gazprom.

El documental era anónimo, por cuanto en él no figuraban los nombres de los autores. En su introducción, afirmaba que los materiales utilizados fueron requisados por los servicios de seguridad de Bielorrusia, pero devueltos a NTV por gente que "los encontró en la caja fuerte" de los servicios de seguridad bielorrusos. Esta afirmación, que induce a pensar en posibles aliados de Moscú en los órganos de seguridad de Bielorrusia, podría indicar que Moscú no va a apoyar (o quiere condicionar su apoyo) a Lukashenko en las elecciones presidenciales que se celebrarán en febrero de 2011 o previsiblemente antes de esa fecha. La película de NTV aborda también la vida privada del líder bielorruso y su relación con la médico Irina Abelska, madre de Nikolái, su hijo menor y su "futuro sucesor".

Según NTV, Lukashenko ha subsistido gracias a la alianza con Rusia que "le aseguraba peso político en la arena internacional y una situación relativamente estable en el interior del país". Sin embargo, Rusia pagaba "una tarifa muy alta" por esta alianza, a saber 52.000 millones de dólares en 15 años. Según NTV, los subsidios rusos llegaban hasta 10.000 millones de dólares al año, y "ese es el secreto de la economía Bielorrusia". Lukashenko tiene un "patológico anhelo de permanecer en el poder a toda costa", señala NTV. También el domingo, paralelamente al documental de NTV, la cadena de televisión gubernamental Russia Today, en inglés, emitió un reportaje con el título "el último dictador de Europa" en el que se calificaba a Lukashenko de figura "odiosa" que gobierna su país "con puño de hierro".

"Algunos canales rusos que son independientes solo de forma nominal, pero que de hecho todos saben cómo y por quién son dirigidos, vertieron una tina de lodo sobre el jefe del Estado y sobre Bielorrusia en un intento de ejercer una presión informativa sin precedente", señaló una fuente oficial anónima Bielorrusia a la agencia oficial Belta.

Por si alguien dudara sobre la voluntad del Kremlin de distinguir a los "buenos" aliados de los "malos", el presidente Medvédev regaló ayer al presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev, una copia del documental con el que la televisión rusa le homenajea mañana martes con motivo de su 70 cumpleaños.