Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

Hungría reconoce que su economía "está muy grave" y que mintió

Budapest teme seguir el camino de Grecia.- El país, que no forma parte de la eurozona, anuncia duras reformas para evitar la bancarrota

Hungría sigue los pasos de Grecia. El Gobierno húngaro ha reconocido hoy que la situación económica del país, que no forma parte de la zona euro, es muy grave tras denunciar que el Gobierno anterior había manipulado los datos, al igual que el país heleno.

El nuevo portavoz del Gobierno húngaro, Péter Szíjjártó, ha afirmado hoy que la "economía (del país) está en una situación muy grave" y que la tarea principal es la de evitar "el camino de Grecia". Ha asegurado que el Gobierno anterior manipuló los datos económicos.

Miembros de su partido, el Fidesz, han denunciado que las finanzas públicas están peor de lo que se pensaba y que el país mostraba un escenario que le encaminaba a sufrir una crisis como la griega. El portavoz del primer ministro conservador Víktor Orban, al referirse a estos comentarios, ha dicho "que no son para nada exagerados".

"El primer ministro (socialista) Ferenc Gyurcsany fue quien habló hace año y medio de que estábamos cerca del incumplimiento... y está muy orgulloso de haber podido salvar a Hungría del incumplimiento al aceptar un préstamo del FMI", ha dicho Szíjjártó. Ya en octubre de 2008, poco después de desatarse la crisis financiera internacional, Hungría recibió un préstamo internacional de 20.000 millones de euros, proveniente del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Unión Europea (UE) y el Banco Mundial (BM), para salvar al país de la bancarrota.

Ya Gyurcsany había reconocido en 2006 haber mentido sobre la situación de la economía del país para ganar las elecciones.

Un 0,8% del PIB de la UE

La economía húngara representa un 0,8% del PIB de la UE y ocupa el puesto 12 entre los 27 Estados miembros, aunque estos datos podrían variar tras el aviso que ha realizado hoy el Gobierno. Además, cerró 2009 con un déficit del 4%, muy lejos de las cifras superiores a los dos dígitos que presentan Grecia, España, Irlanda o Reino Unido, pero tras el anuncio habría que ponerlos en cuarentena.

Previamente, el portavoz ha dicho en una entrevista de televisión que el nuevo Gobierno húngaro tiene previsto tomar medidas para mejorar las finanzas públicas, por lo que perseguirá reformas profundas así como recortes de impuestos para fomentar la competitividad, tras revelar el "verdadero" estado del presupuesto de este año.

"En Hungría, el Gobierno anterior falsificó datos. En Grecia también los falsificaron. En Grecia el momento de la verdad ha llegado. Hungría está antes de eso", ha agregado.

Las declaraciones del portavoz del primer ministro húngaro han provocado el desplome de la Bolsa de Budapest, que suspendió momentáneamente la negociación del banco OTP, la mayor entidad del país, cuando perdía más de 10%, mientras el florín húngaro se depreciaba un 2% y tocaba su mínimo en un año frente al euro en 289,80 florines.