_
_
_
_
Reportaje:

"Soy comerciante y secuestrador"

El hombre que acusó a Florence Cassez de liderar una banda de raptores confiesa que lo hizo bajo tortura

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El vídeo, difundido por la Policía Federal en la primavera de 2009, no tenía desperdicio. Una voz en off iba preguntando a un tipo vestido de blanco su nombre, su edad, su trabajo...

-¿Cómo te llamas?

-David Orozco.

-¿Cuántos años tienes?

-37.

-Estado civil...

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

-Casado.

-¿A qué te dedicas?

-Soy comerciante y secuestrador.

Lo siguiente que declaraba el tal David Orozco es que Florence Cassez, la ciudadana francesa detenida en diciembre de 2005 acusada de un triple secuestro, era una verdadera arpía, la jefa indiscutible de una peligrosa banda de criminales a la que él mismo llegó a pertenecer. "Cuando la francesa llegó a la organización sembró la discordia. Nos obligó a hacer levantones (secuestros) y ella participó también". El vídeo reunía, sin embargo, dos circunstancias que lo hacían sospechoso. La primera era, precisamente, la fecha de su difusión, justo después de la visita del presidente Nicolas Sarkozy a México y tras su intento fallido de llevarse con él a Florence Cassez para que cumpliera condena en Francia. La segunda circunstancia extraña tenía que ver con su edición: no se trataba ni mucho menos de una declaración corrida, sino de un montaje bastante chapucero en el que sólo se habían incluido los fragmentos más perjudiciales para Florence Cassez...

Cassez fue condenada a 60 años de cárcel por el secuestro de tres personas. Su supuesta detención y la liberación de los rehenes fue televisada en directo
Más información
Florence y el lado oscuro

Pues bien, la agencia AFP dio a conocer ayer una declaración prestada por David Orozco ante el juez Eduardo Javier Sáenz Hernández unos meses después de haber sido difundido el vídeo. En su declaración judicial, Orozco se retractó de todo lo dicho en el vídeo porque, según confiesa, lo hizo después de haber sido torturado con golpes y descargas eléctricas: "Fui secuestrado por desconocidos enmascarados que se hicieron pasar por narcotraficantes. Más tarde comprendí que eran policías". El falso testigo declaró ante el juez que, antes de ponerlo frente a la cámara de vídeo, los policías federales lo torturaron y lo amenazaron con secuestrar a su mujer y a su hijo si no colaboraba. "Luego me comenzaron a indicar qué era lo que quería que declarara, proporcionándome los nombres de Israel Vallarta [el antiguo novio de Florence Cassez] y de la francesa". En su declaración ante el juez, David Orozco negó conocerlos.

Florence Cassez fue condenada a 60 años de cárcel por el secuestro de tres personas. Su supuesta detención y la liberación de los rehenes fue televisada en directo por Televisa y Tv Azteca la mañana del 9 de diciembre de 2005, pero como se demostró sólo unos días después, se trató de un montaje urdido por la policía de acuerdo con algunos reporteros. Cassez había sido detenida un día antes y en otro lugar, pero la efectividad del montaje periodístico-policial y el posterior conflicto diplomático entre México y Francia en torno a la posibilidad de que cumpliera condena en Francia jugaron en su contra. Como declaró a este periódico la pasada semana en la cárcel de Tepepan, Florence Cassez cada vez tiene menos esperanzas de recobrar su libertad: "Sólo le pediría a los jueces que volvieran a examinar mi expediente, pero con buena fe. Y a las víctimas... ¿Por qué me acusan sabiendo que no fui? Estoy segura de que fueron presionadas por la policía para que me acusaran. Y entiendo que tengan miedo de decir la verdad, porque son dobles víctimas. Del secuestro que sufrieron y del acoso policial. Pero, ¿cómo pueden dormir tranquilas sabiendo que yo me voy a pasar la vida aquí y los verdaderos secuestradores están en la calle?".

Según Agustín Acosta, el abogado de Florence Cassez, "la aparición del vídeo, justo después de la visita de Sarkozy y cuando mi cliente ya había sido sentenciada, demuestra la mala fe y la mala conciencia de la fiscalía, que seguía aportando supuestos testigos a un caso cerrado. Y, sobre todo, confirma que esté asunto corrió siempre sobre dos cuerdas -la jurídica y la mediática- con el afán de linchar a Florence Cassez ante la opinión pública. La declaración de David Orozco que se difundió a través del vídeo es una declaración de calabozo, inválida jurídicamente, pero que pretendía activar en la población un turbio resorte misógino y xenófobo".

La francesa Florence Cassez, en una foto tomada en diciembre de 2005, el mismo día de su detención en México.
La francesa Florence Cassez, en una foto tomada en diciembre de 2005, el mismo día de su detención en México.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_