La nueva diplomacia británica se estrena en Washington

Afganistán centra la primera reunión de Hague y Clinton

William Hague, no ha sido ni a Bruselas ni a Berlín ni a París: se ha entrevistado en Washington con su homóloga estadounidense, Hillary Clinton. Afganistán ha dominado la agenda de este encuentro y Hague le ha transmitido a Clinton el compromiso británico de mantener allí sus tropas "hasta que sea necesario".

El primer ministro, David Cameron, ya dejó claro el atlantismo del nuevo Gobierno conservador, en coalición con los liberal-demócratas, cuando la primera llamada de felicitación que aceptó nada más llegar a Downing Street fue la del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Los conservadores no sólo son un partido abiertamente proamericano, sino abiertamente antieuropeo. Las relaciones con la UE prometen ser uno de los elementos más delicados de la coalición.

Los acuerdos firmados por ambos partidos se han visto marcados por las posiciones conservadoras en materia europea. Uno de los aspectos potencialmente más conflictivos del programa electoral tory, la exigencia de repatriar una serie de poderes transferidos a Bruselas, no ha desaparecido, pero se ha suavizado de manera que da la impresión de que Cameron intentará la pirueta de evitar conflictos sin renunciar expresamente a esa aspiración. El texto deja las cosas en un ambiguo "examinaremos las actuales competencias de la UE y, en particular, trabajaremos para limitar la aplicación en Reino Unido de la directiva de tiempo de trabajo".

Durante la campaña electoral, el líder de los liberal-demócratas y comprometido europeísta, Nick Clegg, dio por enterrada la famosa "relación especial" entre Estados Unidos y Gran Bretaña. Los conservadores, sin embargo, sí creen en esa relación especial, aunque esperan que esta sea menos dependiente de lo que fue bajo el Gobierno laborista, sobre todo en tiempos de Tony Blair.

William Hague ha prometido "una relación sólida pero no esclava" con Washington: "Es indudable que no podemos estar de acuerdo en todo, pero sigue siendo el socio indispensable de este país en asuntos de inteligencia, cuestiones nucleares, diplomacia internacional y en lo que estamos haciendo en Afganistán".

En otro orden de cosas, el diputado laborista Stephen Timmis, ex ministro (secretario de Estado en el organigrama español) del Tesoro en el Gobierno saliente, ha sido acuchillado en el estómago mientras asistía a su habitual reunión semanal con votantes en Newham, en su circunscripción de East Ham (este de Londres). Timmis está hospitalizado pero su vida no corre peligro. Una mujer de 21 años fue detenida. Timms fue reelegido el 6 de mayo con el 70% de los votos. En 2000 fue herido en parecidas circunstancias el diputado liberal-demócrata Nigel Jones.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
El nuevo ministro de Exteriores británico, William Hague, habla con la secretaria de Estado, Hillary Clinton.
El nuevo ministro de Exteriores británico, William Hague, habla con la secretaria de Estado, Hillary Clinton.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS