Suiza anula sus vuelos de expulsión de inmigrantes tras la muerte de un nigeriano

El fallecido, que estuvo en huelga de hambre, había solicitado asilo pero las autoridades se lo habían denegado

Suiza ha decidido hoy cancelar todos sus vuelos especiales para expulsar a inmigrantes irregulares tras la muerte de un ciudadano nigeriano, de 29 años, que estaba a punto de ser deportado a su país.

El inmigrante fallecido, que estuvo en la cárcel por tráfico de estupefacientes, había solicitado asilo en Suiza, pero las autoridades lo rechazaron. Ante la inminente expulsión, el nigeriano inició una huelga de hambre de tres días antes de su fallecimiento. Murió en el aeropuerto de Zurich, poco después de ser esposado de pies y manos, cuando iba a ser expulsado a su país de origen en un vuelo especial con destino a Lagos.

Las autoridades han anunciado que los vuelos de este tipo no se reanudarán hasta que termine la investigación abierta por este suceso. La Oficina Federal de Migraciones precisó que en 2009 hubo 43 vuelos de expulsión que salieron de Suiza con 360 personas abordo que se negaban por todos los medios a abandonar el país. Según cifras oficiales, en lo que va de año, cinco aviones de deportación han despegado de aeropuertos suizos.

La muerte de este inmigrante africano y la polémica que ha levantado -en relación a si los métodos utilizados por las fuerzas de seguridad son los más apropiados- coinciden con el inicio del debate parlamentario sobre una iniciativa del partido de ultraderecha UDC para retirar el permiso de residencia y expulsar a todo extranjero condenado por un delito grave.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS