60 años buscando criminales

El FBI celebra las seis décadas de su lista de fugitivos más buscados

La inauguró Thomas James Holden, un matón común que asesinó a su mujer y a sus dos cuñados en 1949 tras una borrachera monumental en Chicago, y la corona, a día de hoy, Osama Bin Laden, el terrorista más famoso del mundo. Es la lista de los 10 criminales más buscados por el FBI, que este martes ha cumplido 60 años. Aquellos que tengan el infortunio de aparecer en ella tienen, seguramente, una mal final por delante: 463 de los 494 delincuentes que han salido en ella han acabado en la cárcel y 14 han sido encontrados muertos.

La lista se creó casi por accidente, a petición de un periodista de la agencia United Press International, que en 1949 le pidió al FBI que identificara a los criminales más buscados para escribir un reportaje sobre ellos. El extinto diario The Washington Daily News publicó el tema, que se propagó por los medios como la pólvora. El entonces director del FBI, Edgar J. Hoover, decidió que a sus agentes les convenía aquella publicidad, ya que los ciudadanos podían ser una fuente fiable de pistas, una vez identificaran a los criminales a través de datos y fotos en la prensa. En 1950, Hoover creó la lista, causando sensación entre una ciudadanía fascinada por las películas de cine negro.

El tiempo le dio la razón. De los 463 fugitivos que han sido detenidos por el FBI, 152 han acabado cayendo por pistas proporcionadas por los ciudadanos. El FBI ofrece, además, 100.000 dólares de recompensa mínima por pistas que lleven directamente a la localización y detención de los fugitivos. "Aunque esas cifras varían, según la talla del criminal", explica el agente David Johnson, jefe de sección de la división de Crímenes Violentos de la agencia. "Por alguien como Osama Bin Laden, la recompensa supera el millón de dólares".

La lista es pura historia americana. Su composición refleja fielmente qué males ha ido padeciendo la sociedad estadounidense a lo largo de los años. En los años 50 la plagaban gángsteres y ladrones de bancos. En los 60, autoproclamados revolucionarios, buscados por atentar contra el Gobierno. Una década después, en los 70, reinaba el crimen organizado. Los 80 fueron la época del tráfico de droga. En los 90 les tocó el turno a los fugitivos internacionales, criminales de guante blanco y cartera gruesa. Y, por fin, los principios de siglo han visto el auge del terrorismo islamista. "Ahora esperamos que en los próximos años vayan apareciendo cibercriminales", explica el director de la Oficina de Asuntos Públicos del FBI, el agente Michael P. Kortan.

"Para confeccionar la lista atendemos a dos variables: el historial criminal de los fugitivos y si su inclusión en la lista, la publicidad, nos ayudará a capturarles", explica el agente Johnson. Según el FBI, 126 de los criminales capturados han acabado entre rejas gracias a la difusión de la lista en medios impresos y audiovisuales. La lista tiene hasta su propio programa de televisión, America's Most Wanted, emitido semanalmente por la cadena Fox desde hace 22 temporadas y que el día seis de marzo alcanzó su programa número 1.000.

En la edición número 60 de la lista, a parte del terrorista Bin Laden, se encuentra el fugitivo ucranio Semion Mogilevich, "armado y extremadamente peligroso", considerado el jefe de los jefes de las mafias rusas del mundo. También tienen su momento de fama criminal Eduardo Ravelo, supuesto líder de una de las más poderosas bandas de Ciudad Juárez, Barrio Azteca, y Robert Fisher, sospechoso de matar a su mujer y a sus dos hijos en 2001.

Lo más visto en...

Top 50