Sábado sangriento en el Estado mexicano de Guerrero

Una oleada criminal deja 13 muertos en Acapulco y diez en Ajuchitlan del Progreso

13 personas han muerto este sábado en la turística ciudad mexicana de Acapulco, en el Estado de Guerrero. Diez muertes más, al norte de la región, completan la cifra de 23 fallecidos el 13 de marzo. Con cuatro de los cadáveres decapitados, los asesinatos aparentan estar relacionados con el narcotráfico.

Cinco de los fallecidos eran oficiales de policía que, cuando efectuaban una patrulla nocturna, fueron tiroteados en las afueras de la ciudad situada en la costa del Océano Pacífico del estado de Guerrero. Otros ocho cuerpos, también muertos por arma de fuego, aparecieron en diferentes áreas de los alrededores. Cuatro cabezas faltaban de sus fallecidos. La rivalidad de los cárteles de droga ha salpicado en los últimos años a Acapulco, donde cualquier brote de violencia es una mala noticia para el sector turístico de la ciudad, uno de los principales destinos de los visitantes de México.

Más información
Alerta en Acapulco tras el hallazgo de 32 cadáveres en dos días

Las otras 10 muertes, un policía y nueve pistoleros, ocurrieron en Ajuchitlan del Progreso, al norte de Guerrero. Como los fallecidos de Acapulco, también parecen tener conexión con el tráfico de droga. Desde que el presidente mexicano Felipe Calderón comprometió su mandato, inaugurado en 2006, a la lucha contra los cárteles, 19.000 personas han muerto por la guerra entre el Gobierno y los narcos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS