Gordon Brown visita a las tropas británicas desplegadas en Afganistán

El primer ministro británico defendió ayer ante la comisión que investiga la guerra de Irak, la invasión del país asiático

El primer ministro de Reino Unido, Gordon Brown, ha llegado esta mañana a Afganistán para visitar a las tropas británicas desplegadas en el país asiático. Esta visita de Brown se produce tras su intervención ante la comisión Chilcot, que investiga la guerra de Irak, donde se cuestionó la dotación económica asignada al Ejército de Reino Unido durante el conflicto de Irak.

"Mi visita es una oportunidad para dar las gracias a los miles de soldados de las tropas británicas, afganas e internacionales y a las decenas de expertos civiles que trabajan en la estabilización del país", ha señalado el primer ministro británico en una comparecencia ante los medios. Durante esta visita no anunciada a Afganistán, el líder laborista ha prometido al Ejército otros 2.000 detectores de metales y anunció sus planes de proporcionar a las tropas un nuevo tipo de vehículo para las patrullas.

En su comparecencia de ayer, el primer ministro británico asumió su parte de responsabilidad en la decisión de embarcar al Reino Unido en la invasión de Irak en 2003, al considerar que el régimen de Sadam Hussein suponía una "amenaza". Al igual que sucedió con Tony Blair el pasado enero, Brown no mostró ningún signo de arrepentimiento durante las más de cuatro horas de intervención ante la llamada comisión Chilcot.

Como responsable de las arcas británicas durante una invasión cuyo pretexto fue hallar unas armas de destrucción masiva que nunca aparecieron, Brown tuvo que dar cuentas de manera exhaustiva sobre dos asuntos que aún suscitan numerosos interrogantes. El primero, las supuestas restricciones que impuso a las partidas presupuestarias destinadas a las fuerzas militares británicas y, el segundo, su grado de implicación en la decisión política de involucrar a este país en una guerra para derrocar por la fuerza el régimen de Sadam Husein.

Brown se refugió en las cifras y machacó el único mensaje que realmente le interesaba dejar claro: que él, como responsable del Tesoro, puso a disposición del Ejército británico todo el dinero que le pedían. Admitió sin embargo, que uno de sus "pesares" fue no haber "insistido" más a EE UU en que la planificación de la reconstrucción era tan "esencial" como los preparativos para la guerra.

En un principio, los responsables de la comisión decidieron que Brown testificara después de los comicios generales, que se celebrarán no más tarde del 3 de junio, para no interferir en la campaña, pero las fuertes presiones mediáticas y políticas motivaron que él mismo pidiera comparecer antes de las elecciones.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Gordon Brown pasa revista a las tropas británicas desplegadas en Afganistán tras llegar hoy al país asiático
Gordon Brown pasa revista a las tropas británicas desplegadas en Afganistán tras llegar hoy al país asiáticoREUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS