Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ejército de Filipinas abate al líder del grupo terrorista islamista Abu Sayaf

En el enfrentamiento han muerto además, otros cinco insurgentes y un soldado filipino.- Estados Unidos ofrecía una recompensa de un millón de dólares por la captura de Albader Parad

El líder del grupo terrorista islamista Abu Sayaf, Albader Parad, otros cinco militantes y un soldado del Ejército filipino murieron hoy tras un enfrentamiento en la isla de Sulu, al sur del archipiélago, según han informadofuentes militares.

Los seis militantes de la organización extremista murieron en el enfrentamiento mientras que el soldado falleció en un hospital al que fue trasladado junto a otros dos militares heridos durante el choque, que se produjo en una zona montañosa de la ciudad de Indanan, uno de los bastiones de este grupo terrorista, poco antes del amanecer. El teniente general Ben Dolorfino ha asegurado que el cadáver de Parad, por cuya captura Estados Unidos ofrece una recompensa de un millón de dólares, fue identificado por cuatro ciudadanos.

Soldados especiales de distintos batallones de la Marina sorprendieron a los militantes de Abu Sayaf e iniciaron el tiroteo, que dejó a numerosos terroristas heridos, además de los seis muertos. El general Rustico Guerrero ha asegurado que sus tropas se enfrentaron a más de 50 militantes entre los que considera "posible" que "a juzgar por las armas incautadas" se encontraran algunos líderes prominentes de Abu Sayaf, grupo que los gobiernos de Manila y Washington vinculan con la red terrorista Al Qaeda.

Una vez terminado el combate, los militares filipinos tomaron, entre otras armas de los extremistas, dos ametralladoras ligeras y dos fusiles de asalto M16 con lanzagranadas M203 acoplados. El portavoz de la Marina de Filipinas, Edgard Arevalo, ha indicado que "es un duro golpe contra el liderazgo de Abu Sayaf y una victoria para la población de Jolo, que ha cooperado con los marines aportando información muy valiosa".

Abu Sayyaf fue fundado en 1991 por un puñado de ex combatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética y, de los 3.000 miembros que llegó a contar en 2000, se ha visto reducido a unos cientos de miembros dedicados a secuestros y otros actos de extorsión en el sur de Filipinas para financiar sus actividades.