Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalia de Nápoles consigue identificar a un sicario tras difundir el vídeo de un asesinato

El asesino es un hombre de unos 30 años originario de la periferia norte de Nápoles y con antecedentes penales

La Fiscalía de Nápoles (sur de Italia) ha identifcado al autor del homicidio, el pasado mayo, del supuesto camorrista Mariano Bacio Terracino, dos días después de que se decidiese a difundir el vídeo en el que se veía el crimen cometido en plena calle para pedir la colaboración ciudadana.

Según recogen los medios de comunicación italianos, el sicario, que aparece con una gorra en el vídeo, es un joven de unos 30 años originario de la periferia norte de Nápoles y con antecedentes penales. Tras la difusión del vídeo, añade la prensa italiana, una fuente contactó a los investigadores para revelarles la identidad del asesino, que habría abandonado su residencia tras emitirse la cinta.

En un primer momento, los investigadores apuntaban a que el asesinato se habría cometido en el marco de un ajuste de cuentas entre exponentes de la Camorra (la mafia local), pero no se descartan otras hipótesis.

La Fiscalía decidió publicar el vídeo para pedir ayuda a cualquiera que pudiese dar una pista para esclarecer el homicidio, ya que, en todos estos meses de investigación, no se había conseguido prueba alguna.El vídeo grabado por una videocámara de seguridad, el pasado 11 de mayo, ha conmocionado a la opinión pública mundial por la frialdad del sicario y por la total indiferencia de las personas que asisten al homicido.

En la grabación, se ve a un hombre, con gorra, que sale de un bar en el barrio de Sanità, en el centro de Nápoles, y dispara varios tiros contra Bacio Terracino, de 53 años, mientras éste esperaba fuera del local, y después le remata con otro balazo en la nuca cuando la víctima está ya en el suelo.

Tras los balazos, una señora que aparece en la imagen se aleja tranquiamente de la escena del crimen y después algunos transeúntes pasan por delante del cadáver sin inmutarse.