Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 132 muertos en un atentado doble en el corazón de Bagdad

Las detonaciones se han producido de manera simultánea en dos puntos del centro de la capital iraquí y han herido al menos a 512 personas

La explosión simultánea de dos coches bomba ha dejado un balance de al menos 132 muertos y más de 510 heridos en el centro de Bagdad. Se trata del atentado más sangriento desde agosto de 2007.

El objetivo elegido por los terroristas han sido el edificio del Gobierno provincial de Bagdad, cerca del hotel Mansur, y el Ministerio de Justicia, en el barrio de Al Salehiya, un lugar concurrido por el tráfico. Las dos explosiones tuvieron lugar a las 12.30 hora local (10.30 hora española). Ambos lugares se encuentran cerca de la Zona Verde, que cuenta, en teoría, con estrictas medidas de seguridad porque acoge las embajadas de EEUU y Reino Unido y edificios gubernamentales iraquíes. El pasado mes de agosto cerca de un centenar de personas murieron en varias explosiones en esta misma zona.

Las explosiones han sido de tal potencia que los coches calcinados han tenido que ser apilados para facilitar el acceso a los servicios de emergencia, que trabajan también en el Ministerio de Justicia extrayendo cadáveres envueltos en mantas. Estados Unidos ha proporcionado equipos forenses y artificieros para colaborar con las autoridades iraquíes.

Tanto el presidente Jalal Talaban como el primer ministro iraquí han acusado a fuerzas externas de apoyar los ataques. "Los países vecinos y lejanos deben dejar para siempre de acoger, financiar y apoyar a las fuerzas que proclaman abiertamente su hostilidad hacia el Estado iraquí", ha declarado el presidente iraquí, Jalal Talabani, tras los atentados."Son las mismas manos negras manchadas con la sangre del pueblo iraquí (...). Quieren sumir a la nación en el caos, obstaculizar el proceso político y evitar las elecciones parlamentarias", apuntó el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, en un comunicado. El propio Maliki, ha visitado el lugar de los atentados.

Los dos políticos iraquíes han recibido hoy la llamada del presidente estadounidense Barack Obama. "Estas bombas no sirven más que para asesinar a hombres, mujeres y niños inocentes y sólo ponen de manifiesto los objetivos de odio y destrucción de quienes pretenden negar al pueblo iraquí el futuro que se merece", afirmó Obama, según un comunicado de la Casa Blanca.

El portavoz del Gobierno iraquí, Alí al Dabagh, (que explicó que él y sus acompañantes recibieron una lluvia de cristales cuando se encontraban en un hotel cercano al lugar de los atentados) ha manifestado sus sospechas sobre la implicación de Al Qaeda o de los restos del partido Baaz del ex presidente iraquí Sadam Husein. "Un primer análisis sugiere que lleva la impronta de Al Qaeda y los baazisas", declaró Al Dabagh desde el hotel Al Mansur. Sin embargo, el portavoz de seguridad de Bagdad, el general Qasim al Musawi, no ha especular sobre los posibles responsables del ataque.