Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis hondureña

Zelaya pone fin al diálogo con Micheletti

Las delegaciones del presidente derrocado y el 'de facto' se reunieron ayer para intentar poner fin a la parálisis política de Honduras

Honduras mantiene el colapso político sin visos de salida. Su depuesto presidente, Manuel Zelaya, ha confirmado esta parálisis al asegurar que abandona las negociaciones, pese a la reunión mantenida ayer con el mandatario de facto, Roberto Micheletti, dentro de mesa de diálogo de sus comisiones para intentar resolver la crisis política que vive el país tras la expulsión de Zelaya el pasado junio.

"Como se puede ver, esta fase ha terminado", ha dicho la enviado especial de Zelaya, Mayra Mejia, en referencia al encuentro entre ambas partes tras seis días de interrupción de las negociaciones. Los representantes del mandatario derrocado habían lanzando un ultimátum: darían por concluido el diálogo si Micheletti no respondía antes de este viernes a una nueva propuesta. A lo que la delegación de Micheletti ha respondido con rechazo y ha asegurado que responderá a lo largo del viernes, pero la respuesta aún no ha llegado.

El jefe de la comisión del derrocado mandatario, Víctor Meza, ha explicado que Zelaya rechazó una propuesta previa enviada ayer por la delegación de Micheletti y que posteriormente presentó una contrapropuesta que reitera que el Parlamento hondureño debe restituirle como presidente. El presidente de facto, en cambio, aboga por que la Corte Suprema de Justicia y no el Parlamento decida sobre la vuelta de Zelaya al poder.

Las comisiones enfrentadas interrumpieron el pasado viernes el diálogo iniciado el pasado 7 de octubre, después de que Zelaya acusara a Micheletti de hacer una propuesta que implicaba el no reconocimiento de que en Honduras hubo un golpe de Estado. El presidente derrocado, que fue expulsado el 28 de junio de Honduras, regresó al país el 21 de septiembre y desde entonces permanece refugiado en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa. El bloqueo político ha sido una constante desde entonces.